RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (7)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Julio de 1977
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
Elimine los ruidos de su automóvil
Un traqueteo aquí y allá no tiene nada de grave, pero hay ciertos zumbidos, golpeteos, rugidos, chirridos y chasquidos que hay que eliminar, ¡Y con rapidez!
Por Ross R. Olney

ESTA USTED MANEJANDO por una de las carreteras menos transitadas en los Estados Unidos, la Interestatal 5 en el centro de California. Hasta recientemente, había muy pocas facilidades de servicio a lo largo de esta carretera. Lleva usted por detrás una casa-remolque de más de seis metros de largo. Tiene suficiente gasolina y el auto está acondicionado para soportar esa carga con un enfriador de la transmisión, un enfriador de aceite del motor, frenos adicionales, un enganche nivelador y otras cosas más.
Pero de repente ocurre.
Sin advertencia alguna, un fuerte rugido se escucha dentro del vehículo. Instantáneamente. reduce usted su velocidad mientras comienza a pensar en las causas posibles del problema. El remolque no está zigzagueando, el auto parece estar estable, la dirección funciona bien, aplica usted los frenos con suavidad y se da cuenta de que actúan con eficiencia.
No ha dado con ninguna falla, pero sigue el rugido.
Les echa un vistazo a los instrumentos y nota que la temperatura del motor es normal, que la presión del aceite también, que el alternador está cargando de manera normal. Decelera gradualmente para echarse hacia un lado del camino.
Desconecta usted la llave del encendido.
A la larga tenía que pasar algo semejante. Se sale usted del auto, mira en su derredor y nota que el camino está desierto.

No es un caso de emergencia

Luego surge en su mente el motivo del problema y exhala un suspiro de alivio. Se alegra usted de conocer bien su auto y de saber que éste puede producir ciertos ruidos que exigen una atención inmediata y otros ruidos que delatan un problema que puede solucionarse más adelante.
El ruido que está produciendo el auto, no obstante lo grave que parece ser, delata que no constituye ningún caso de emergencia. Mientras se dibuja una sonrisa en su rostro, camina usted hacia el extremo delantero del vehículo, alza el capó y extiende la mano para alcanzar el ventilador. Está usted haciendo lo mismo que hizo el empleado de cierta gasolinera cuando estuvo manejando el vehículo de su esposa en cierta ocasión y aquél trató de que comprara una nueva bomba de agua, porque "el cojinete de la bomba se ha echado a perder... y el ventilador gira libremente, aunque el motor está apagado".
Pero eso es normal, le explicó usted después a su esposa (quien, por precaución, decidió no comprar esa nueva bomba de agua hasta consultarlo con usted). Le dijo usted que el ventilador siempre gira libremente cuando el motor está apagado, debido a que su embrague está activado por la temperatura.
En la Interestatal 5 sujeta usted una de las aspas del ventilador y ésta se niega a girar. Tal vez pueda usted forzarlo un poco, pero se da cuenta de que no puede hacerlo, debido a que se ha atascado el embrague.
Se mete de nuevo en su auto, arranca el motor y se echa a andar. Persiste el rugido, pero sabe que se debe al hecho de que el ventilador es activado por el motor a velocidades mayores.
Normalmente el embrague se habría desconectado y el ventilador hubiera girado silenciosamente a impulso del aire que entra por el radiador. Habrá que arreglarlo, pero no hasta llegar a su punto de destino.
Se trata de un ruido que no debe causarle preocupación. Pero hay otros ruidos que delatan situaciones graves que hay que atender de inmediato.
Hay algo que puede decirse con absoluta seguridad: si está usted manejando su auto y de repente escucha un rugido, un zumbido, un chasquido, un golpeteo o un chirrido, no hay duda que ha surgido un problema. y es posible que éste sea grave.

1. Ruidos provenientes de abajo.

No hay duda de que una junta universal puede durar indefinidamente. Pero una vez que comience a producir ruidos. es necesario prestarle atención, y esto generalmente significa su substitución o al menos su reparación. cambiando los cojinetes en esa junta.
La junta universal es la conexión que existe en cada extremo del eje de mando ya veces en el centro de éste. No obstante lo deformada que pueda estar. la junta universal transfiere la torsión de la transmisión al eje de mando y luego al diferencial (y al eje trasero).
Normalmente escuchará usted el chasquido y golpeteo de una junta universal averiada, al acelerar o al retroceder. Los ejes de soporte rebotan dentro de la junta, primero en una dirección y luego en otra. Al funcionar en estas condiciones. a menudo producen zumbidos también.
Es posible manejar el vehículo hasta fallar el soporte por completo. Pero puede suceder algo peor que simplemente quedar varado a lo largo de una carretera. El eje de mando puede desprenderse por completo al fallar una junta universal. Puede sacudirse de un lado a otro hasta detenerse el auto, causando daños a otros componentes. El costoso eje de mando no podrá utilizarse más si se desprende.
Lleve el vehículo a su garaje o estación de servicio (en Estados Unidos cobran alrededor de 30 dólares por una junta universal nueva, instalada) o, si puede usted alzar el auto. Instale la nueva junta con sus propias manos.
Pero antes de hacer nada, un zumbido también puede ser causado por un trozo de alquitrán del camino, que se ha pegado al eje de mando. Compruebe esto antes.

2. Zumbido del extremo trasero.

Un zumbido proveniente del extremo trasero, puede ser difícil de localizar. Sin embargo, es uno de los 10 ruidos a los cuales es necesario prestar atención.
Hagamos lo siguiente, pero primero quiero preguntar: ¿lleva el auto neumáticos para la nieve? Si es así, producirán zumbidos y no hay forma de eliminarlos hasta la próxima primavera, cuando quite esos neumáticos. No deje que esto le preocupe, siga usted manejando con tranquilidad.
Compruebe el nivel del lubricante en el diferencial. Si se escurre un poco de aceite cuando quita el tapón del agujero de admisión de aceite o al meter el dedo por este agujero para alcanzar el nivel del aceite, entonces reinstale el tapón, ya que hay suficiente aceite.
Luego hay que desmontar las ruedas e inspeccionar los cojinetes cuidadosamente. El mecánico probablemente insistirá en que el piñón en el diferencial está demasiado apartado del engranaje de mando o que el juego longitudinal de los cojinetes es incorrecto (y tendría razón, si el zumbido se vuelve más fuerte al avanzar el auto a impulso propio) o que los ejes tienen también un juego longitudinal incorrecto, pero compruebe los cojinetes primero.
Los cojinetes no deben mostrar ningún indicio de melladuras, quemaduras (color pardo) ni rayaduras. Tampoco deben producir ruidos triturantes cuando se hacen girar a mano. El problema en este caso es que tiene usted que quitar los cojinetes de las ruedas traseras para substituirlos por piezas nuevas, si encuentra que están desgastados. Se puede hacer esto en casa (con una llave de cubo del mismo tamaño que los cojinetes), pero un garaje o una estación de servicio realizará esta labor por un poco más de lo que cuestan las piezas de repuesto.
Conviene que este trabajo se haga en un garaje, debido a que los sellos de aceite en los ejes traseros pueden ocasionar problemas. Cuando instalan un eje en un garaje, también colocan un sello en el agujero. Si más adelante gotea aceite de ese agujero para caer sobre los frenos o los neumáticos, el garaje se encargará de corregir esto.
Finalmente, si no obtiene ningún resultado positivo, compruebe ciertas medidas. Primero la del juego longitudinal del eje (fácil de ajustar), luego la del juego longitudinal del diferencial (no tan fácil de ajustar). Pero antes de darse por vencido, refiérase a la sección siguiente. Recuerde también que un zumbido bien puede iniciarse como un ruido más fuerte en una junta universal para atenuarse al propagarse por el eje de mando, el diferencial y el eje trasero.
O es posible que el zumbido constituya el primer indicio de una falla inminente de una junta universal.

3. Zumbido del extremo delantero.

Un zumbido individual o repetido que provenga del compartimiento del motor indica uno de varios problemas menores. fáciles de corregir. Sin embargo. también delata un grave problema. por lo que hay que dar con su causa.
Un zumbido puede deberse a una bujía floja (apriétela). un tubo vertical de calor flojo o quemado (afiáncelo o cámbielo), un neumático con una fuga (repare o cambie la válvula si el zumbido aumenta al mover ésta), una fuga en el sistema de vacío (localice la manguera de caucho y vuelva a asegurarla o cámbiela), una fuga o un tubo roto en algunos sistemas motrices (cambie el tubo) o un escape de gases.
Esto último se puede determinar fácilmente, pero delata un problema más serio. Se produce una alta presión en las cámaras de combustión del motor. Cada pistón tiene anillos que lo sellan, en su cilindro y que la ayudan a lubricar las paredes del cilindro.
Si estos anillos están desgastados o flojos, puede escapar una gran cantidad de presión de la cámara de combustión, saliendo por el pistón para llegar al cárter. Se conoce esto como escape de gases y puede uno oírlo.
Los gases se pueden escapar por uno de dos lugares. dependiendo de la edad del motor.
Observe el agujero de admisión del aceite. o sea el lugar por donde se añade aceite al motor. También inspeccione el tubo respiradero (el tubo de ventilación del cárter) en la parte inferior. si el motor es de antes de 1962. Si parece brotar humo de cualquiera de estos lugares, usualmente acompañado de un zumbido. puede haber anillos desgastados Y. si piensa usted conservar el automóvil. Obtenga presupuestos para el cambio de esos anillos. Afectan el kilometraje. el consumo de aceite y la potencia del motor. En motores más modernos. Los gases del escape pasan a través del sistema PCV. ensuciando la válvula PCV y aumentando el consumo de aceite al ser transformado el aceite por los gases en gotas diminutas que se lleva el sistema al múltiple de admisión para hacerlas arder allí.
Una válvula PCV que siempre está sucia constituye una prueba de la existencia de este problema.

4. Chirrido de cualquier procedencia.

Un chirrido puede delatar algún problema tan insignificante como el deslizamiento de la correa de un ventilador, alternador o acondicionador de aire, el roce del pedal de los frenos o el embrague contra el tablero del piso (ajustar) , una falta de lubricación de los empalmes de las ventanillas o de cualquier otro componente que requiera lubricarse (lubricar) o, si efectúa usted un viraje pronunciado hacia la derecha o la izquierda. una correa floja en la dirección motriz (ajústela y, si está desgastada, cámbiela).
También un chirrido puede indicar algo más grave, como un neumático con una baja presión o una escobilla desgastada en el generador o el alternador.
Y hay ciertos chirridos que indican que hay un grave problema que requiere su atención inmediata. dependiendo del sitio de donde provienen.
¿Puede usted determinar que proviene del extremo delantero del motor? Entonces vea si está goteando agua de la caja de la bomba de agua. Si el cojinete está fallando. generalmente adolecerá de una filtración y esto siempre da lugar a chirridos.
¿Y si falla ? Entonces dejará de bombear agua, el motor se calentará excesivamente y finalmente se parará. Pueden cambiar la bomba de agua mientras uno espera, pero en los Estados Unidos le cobrarán un mínimo de 50 dólares, dependiendo de su marca y modelo de automóvil. A veces hay que quitar el radiador, y esto aumenta los costos.
Otro chirrido que podría usted escuchar y que requeriría su atención inmediata es uno proveniente de una o más de las ruedas al aplicar los frenos. Indica que los frenos han dejado de funcionar bien y que no tardará mucho para que fallen por completo.
La razón por la cual los frenos producen chirridos es que las zapatas, hechas de asbesto, se han desgastado a tal punto que permiten que haya un contacto entre superficies de metal dentro de los tambores de los frenos o que las almohadillas hechas del mismo material se han desgastado en un sistema de frenos de disco, haciendo que piezas de metal hagan contacto con los rotores de metal.
Cualquiera de estas condiciones requiere su atención. Puede usted cambiar las zapatas y las almohadillas en casa (para ello refiérase aun buen manual. del cual hay docenas en el mercado) o encomiende el trabajo a un profesional. aunque no a un taller que desconozca. Los frenos son importantes. por lo que es necesario que los reparen bien y que garanticen este trabajo.

5. Aullidos de la transmisión.

¡Ojo! Puede haber un problema muy grave y casi con seguridad necesitará usted la ayuda de un experto. Pero cuídese de esos talleres de reparación de transmisiones que ofrecen presupuestos gratis y que luego le cobran por el desmantelamiento, si no quiere que le hagan el trabajo allí.
La verdad es que la mayoría de los verdaderos expertos en transmisiones pueden decirle con bastante exactitud qué es lo que sucede y cuánto le costará la reparación, sin desmantelar la transmisión.
Por lo tanto, obtenga presupuestos, preferiblemente de mecánicos conocidos por usted. O puede usted encomendarle el trabajo a su mecánico para que él, a la vez, lo encargue aun
especialista, si no se ocupa de estas labores. Tal vez tenga que pagar un poco más, pero ese mecánico suyo se responsabilizará de la garantía y de cualquier trabajo posterior relacionado con ese arreglo.

6. Golpeteos en distintos lugares.

Cierto hombre compró un auto de segunda mano que se encontraba en condiciones excelentes, y estaba muy satisfecho con él ...excepto por un pequeño problema. Cada vez que arrancaba, escuchaba un ligero golpeteo. Buscó la causa de esto, su mecánico hizo lo mismo y también la agencia de automóviles. ¡Pero nada!
Su primer neumático pinchado fue algo así como un golpe de suerte. Cuando fue a buscar el neumático de repuesto, encontró que estaba desprendido y que estaba dando lugar a ese molesto golpeteo.
Un neumático frío también puede producir golpeteos. Al calentarse, desaparecen los ruidos. Los neumáticos deformados o con áreas planas son una molestia, pero no representan ningún grave problema.
Un neumático con protuberancias, sin embargo, produce golpeteos que hay que eliminar de inmediato. No se pueden quitar esas protuberancias, por lo que hay que comprar un neumático nuevo. y si no tiene usted otra alternativa que seguir manejando con ese neumático ruidoso, avance con lentitud.
Un golpe seco proveniente del compartimiento del motor puede deberse a varias cosas, desde una batería floja hasta un cojinete de desacople que se desliza en una transmisión manual ...o algo peor. Compruebe primero la batería, luego aplique y suelte el embrague para ver si esto afecta al ruido. Si no lo afecta, entonces es muy probable que exista un juego longitudinal excesivo en el cigüeñal, cuya reparación resulta algo costosa.
Un consejo: Examine las monturas del motor si escucha un ruido seco o golpeteo. Una montura rota, que se puede reparar por poco dinero. tal vez es la que está dando lugar a esos ruidos, especialmente al acelerar.

7. Golpeteos del motor.

Sí. éste es otro ruido que delata un problema grave. Pero muy rara vez deja de funcionar un automóvil sin primero dar una advertencia, Aun cuando comience un motor a producir golpeteos, tendrá tiempo usted de corregir el problema. Es muy probable que necesite la ayuda de un experto, pero vale la pena que se entere de lo siguiente:
Un golpe suave, en vez de uno muy fuerte, puede indicar que hay un pasador flojo en un pistón, y se produce cada vez que se prende el cilindró correspondiente. Quite el cable de la bujía del cilindro. Si desaparece el ruido mientras el motor está funcionando, probablemente ha dado con el problema, cuya solución resulta costosa
Un golpe metálico ligero que baja de intensidad al moverse el auto a impulso propio y con la transmisión desconectada, a menudo indica que hay un cojinete desgastado en una biela. Si el motor parece batallar emite un sonido seco. sospeche usted de los cojinetes principales del cigüeñal.
O podría usted tener suerte. Un motor fuera de sincronización muestra una tendencia a producir golpeteos. Basta sincronizarlo bien para acabar con el molesto ruido.

8. Chasquidos de las ruedas.

¿Los cojinetes de las ruedas? No se precipite usted, ya que es más probable que el problema radique en la tapa dé una maza. Reinstálela bien con un martillo y vuelva a manejar. Un guijarro atascado en la banda de rodamiento de un neumático puede causar chasquidos molestos al manejar. Debieran comprobar estás cosas al lubricar el auto, pero generalmente no lo hacen. Extraiga los guijarros con un destornillador, haciendo rodar el auto un poco cada vez para alcanzar toda la banda de rodamiento.
O es posible que el chasquido sea producido por el cojinete de una rueda, y esto sí que requiere una atención inmediata. Especialmente si el chasquido cambia gradualmente hasta convertirse en un zumbido. Compruebe el cojinete o haga que un mecánico lo examine.

9. Traqueteos de cualquier lugar.

Generalmente los traqueteos no indican graves males, ya que son la forma en que generalmente se queja un auto viejo cuando algo se le afloja o se le ha desgastado. Sin embargo, hay traqueteos que sí delatan graves males.
Si escucha usted un traqueteo en el extremo delantero del vehículo. Haga que alcen el auto. Haga girar las ruedas una por una, ya que es ésta otra forma en que le puede indicar el cojinete de una rueda que está a punto de fallar.
Otro traqueteo que requiere una atención inmediata es el de un amortiguador de impactos que se ha aflojado. No es raro que se afloje un amortiguador de impactos adelante o atrás,
y bien puede usted imaginarse cómo afecta esto el manejo del vehículo. Sin embargo, se trata de algo fácil y barato de componer. Hágalo antes de agravarse el problema.

10. Gruñidos de diversas partes.

Es posible lubricar el cojinete de desacople para prolongar su vida. si el gruñido es producido por algún componente relacionado con una transmisión manual. Con gran probabilidad ésta es la causa del gruñido, Si quiere usted cambiar el cojinete. Tendrá que gastar de 40 a 50 dólares, si vive en los Estados Unidos, a no ser que usted mismo se encargue del trabajo. De esta forma, sólo tendría que invertir alrededor de la tercera parte de esa suma en la obtención de la nueva pieza.'
Si el gruñido proviene de la transmisión en sí (manual o automática) refiérase a la nota No.5, relacionada con ruidos de la transmisión. Siga los consejos que se dan allí.
Ocasionalmente una junta universal produce gruñidos. Maneje cuidadosamente hasta su garaje o el taller de su casa.
Los gruñidos también son síntomas de problemas de los cojinetes de la ruedas (vea las notas No.2 y No.8) u ocasionalmente de alguna falla en el costoso diferencial.
Antes de tomar alguna medida correctiva. sin embargo, compruebe el nivel del liquido en la bomba de dirección motriz. Un bajo nivel del liquido podría hacer que se produjeran gruñidos que indicarían que la bomba se estaba triturando así misma (cosa que a la larga puede ocurrir, si no añade usted más liquido, ya que éste también lubrica los componentes internos de la bomba).

No hay duda al respecto, todo es mucho más fácil para los que tengan un cuñado que sea el gerente de servicios de la agencia de automóviles donde compraron sus vehículos. Pero para la mayoría de nosotros, el aprender a distinguir estos 10 sonidos y a eliminarlos es lo que más se aproxima a lo primero.

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 30 - Julio 1977 - Número 7


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus