RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (2)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas

Foro Internacional de Filatelia Ignacio A. Ortiz-Bello
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Abril de 1977
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
Computadora casera

¿Cuándo instalará usted una computadora en su casa?
Ya hay miles de ellas en hogares de Estados Unidos.

Por Ivan Berger



TODO EL MUNDO sabe lo que es una computadora: Un cuarto lleno de cajas que cuestan muchos millones de dólares y se asemejan a refrigeradoras con un gran número de luces que producen destellos, todas ellas trabajando con rapidez y eficiencia para hacer economías en cuentas telefónicas o de electricidad.
Pero, para un total de 5000 a 15,000 norteamericanos ahora mismo, la computadora es un aparato del tamaño de dos cajas de pan que no sólo se encargan de un gran número de cálculos sino que también actúan como árbitro -y a veces oponente- en juegos de toda clase y también se trata de algo al alcance del bolsillo de la mayoría del público norteamericano.
Hoy en día, puede usted comprar una computadora básica por 400 dólares o hasta menos en los Estados Unidos. El precio incluye la ficha de computación en sí, un poco de memoria, algún medio para suministrarle informes al aparato (generalmente mediante interruptores en el tablero delantero o un teclado de tipo de calculadora) y para obtener informes de ella (con luces que titilan o un teclado (por menos de 50 dólares en muchos casos), un monitor de televisión que muestra las entradas y salidas de la computadora (fácil de hacer con cualquier televisor que no utiliza usted) y una impresora o teletipo (aproximadamente 800 dólares en adelante; los dispositivos que imprimen tanto en letras mayúsculas como en minúsculas cuestan más). Añada usted varios cientos de dólares (adicionales para memorias y programas especiales para la máquina y fácilmente podrá usted gastar varios miles de dólares por un sistema para su casa.

Componentes de un sistema típico que incluye una computadora MITS Altair 8800, impresor, teletipo y memoria de discos. Memoria de tablillas al frente y una pequeña Altair 6800, una MITS 8800b


El sistema que se muestra en la página adyacente tiene dos computadoras (las cajas a la izquierda del operador), más una terminal de video y una máquina impresora de teletipo. La mayoría de estos sistemas son menos elaborados como la Máquina de Escribir con pantalla de TV de la Southwest Technical (a la derecha). Abajo, se está reemplazando la memoria en una computadora IMSAI de $599 Dls en EE.UU. Ya la izq. está una MITS Altai 8800 de $539 Dls. Arriba, un ejemplo de un boceto de una computadora en una pantalla de TV


Los costos están bajando
Pero el costo de las computadoras caseras no está subiendo, sino que está bajando. Las unidades de computación, que cuestan unos cuantos cientos de dólares ahora, tienen las mismas capacidades de las computadoras que costaban cien veces más hace apenas unos cuantos años. Los precios de los dispositivos complementarios que transforman a esas computadoras en sistemas prácticos -los impresores, el teclado, las memorias, etc.- también están bajando rápidamente (las memorias "baratas" de tipo de disco. por ejemplo, que antes costaban 1500 dólares cuando comencé a escribir este artículo, posiblemente estén costando alrededor de 400 dólares en los instantes en que está usted leyendo esto.)
Aún así, una computadora todavía resulta costosa al compararse con otros aparatos electrónicos que se emplean en la casa. Pero es más barata que un auto deportivo o un bote de velas de tamaño mediano. ¿y acaso puede un auto deportivo o un bote de velas encargarse de preparar su declaración de impuestos ? ¿Acaso puede ayudarlo a diseñar circuitos electrónicos? ¿Recordarle que debe mandar tarjetas de cumpleaños? ¿Tocar y componer música ? ¿Dibujar cuadros y diagramas? ¿Preparar menús equilibrados con ingredientes que ya tiene usted en la casa?
La computadora puede hacer todo lo anterior y todavía dedicarse a todos los juegos que miles de personas pueden idear para ella, si puede usted escribir los programas que le indiquen a la computadora lo que debe hacer y cómo hacerlo o si espera a que otra persona escriba programas semejantes para la computadora.


Lenguaje de la computadora
Es difícil escribir programas en el "lenguaje" interno de la computadora, y tales programas no pueden llevarse a efecto en computadoras de tipo diferente. Pero puede usted escribir muchos programas con facilidad en un lenguaje semejante al que utiliza usted para hablar.
Por ejemplo, dígale a la computadora lo siguiente: IMPRIMA "4 + 2" e imprimirá "4 + 2". Pero dígale esto solamente: "4 + 2" y automáticamente hará la suma e imprimirá "6". Con un poco de práctica, puede usted iniciar programas más complejos para realizar diferentes acciones, de acuerdo con las entradas que reciba la computadora. Por ejemplo, la computadora podría imprimir esto:
¿COMO SE LLAMA USTED?
y contestar con insultos, elogios o una solicitud de un préstamo de dinero, de acuerdo con el nombre que marca la persona en el teclado.

Un artefacto casero
Todo esto sigue siendo interesante para el que busca más entretenimiento que resultados prácticos. Pero pronto llegará el momento en que comprará usted una computadora para su casa de igual forma como compra ahora un lavaplatos, y con mayor facilidad. Están surgiendo tiendas de computadoras a través de todos los Estados Unidos. En dos a cinco años más, podrá usted acudir a una de estas tiendas, decir lo que quiere que haga la computadora y salir de ella con aparatos tan fáciles de usar y armar entre sí como componentes de alta fidelidad, así como programas tan fáciles de colocar como discos fonográficos o cassetes.
Es probable que ya exista una computadora casera en su vecindario: sólo tuvimos que efectuar una llamada telefónica para encontrar la computadora que se muestra aquí, apenas dos cuadras de nuestras oficinas.

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 30 - Abril de 1977 - Número 4
Leida : 38400 veces


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus