RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (1)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Septiembre de 1959
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
Casa de ocho paredes, en Naples, Florida, con hastiales de vidrio y entrada para coches que pasa por ella
Casa de ocho paredes, en Naples, Florida, con hastiales de vidrio y entrada para coches que pasa por ella
CASA OCTOGONAL
-Con Techo de Hormigón
Por Max Hunn
 
UNA CASA DE OCHO LADOS con hastiales de vidrio y un techo de hormigón que se asemeja a la corteza de un pastel está causando sensación en Naples, Florida.

       En esta original casa se han utilizado métodos de edificación que pueden revolucionar la futura industria de la construcción de casas de precio medio. Uno de ellos, por ejemplo, es el uso de techos de hormigón. Fué edificada para el Sr. John Cowles y su esposa, y en ella se combinan tres tipos de construcción distintos, ya que se usaron losas delgadas colocadas en diferentes planos, se vaciaron las secciones del techo en el suelo, en vez de hacerlo en el lugar que ocuparían, y luego se elevaron las planchas con grúas.

       El método de construir con losas delgadas -en el cual la resistencia del techo depende de la forma más bien que del espesor- está en su fase experimental desde hace varios años. Cuando se emplea en casas residenciales, eleva el costo, debido al trabajo necesario para hacer los moldes con objeto de vaciar el techo en el lugar de la obra.
Las secciones del techo, de 11 toneladas cada una, se colocaron en su sitio mediante grúas especiales
Las secciones del techo, de 11 toneladas cada una, se colocaron en su sitio mediante grúas especiales

CASA OCTOGONAL -Con Techo de Hormigón

      En la casa de los Cowles, sin embargo, se combinaron con éxito los elementos más económicos de los métodos de construcción y se obtuvo así un techo de hormigón que costó únicamente 2,25 dólares por pie cuadrado, a pesar de que surgieron muchos problemas inesperados.

       Lo primero que preguntan los visitantes es esto: ¿Por qué hacer una casa de ocho lados? Un vistazo al plano del terreno y el conocimiento de los vientos predominantes en el Sudoeste de la Florida proporcionan la respuesta: era la solución natural para el terreno de los Cowles.

       La casa ocupa un espacio relativamente angosto, en una esquina -22,5 x 45 metros-, y se diseñó con la idea de que proporcionara a sus habitantes el máximo de independencia y de ventilación natural. Los Cowles no deseaban aire acondicionado. El arquitecto, Nelson A. Faerber, proyectó la casa de modo de aprovechar las brisas predominantes, que durante los meses calientes soplan del Este y del Sur. Colocó las secciones más utilizadas de la casa -el dormitorio principal, la sala, el comedor y la cocina- en el sector más frío.
El patio (en primer término) queda junta a la sala. Aquí se ve al dueño de la casa, John Cowles, sentado en el sillón fijo. Detrás está el congelador        La entrada principal está detrás del cobertizo del automóvil, en la sección Noreste del octágono. A continuación, en el sentido de las agujas del reloj, se encuentran el dormitorio principal y el patio. Dos de las paredes de éste son de vidrio, la tercera se compone de mamparas, y la: cuarta, de celosías de madera que se abren desde el dormitorio principal. Unas puertas de corredera, de vidrio, comunican el patio con la sala y el comedor, que están separados de la cocina por un mostrador de azulejos para el desayuno y por media pared. En ésta se encuentran empotrados la nevera y el congelador. Un corredor corto une la cocina al escritorio ya la pieza de huéspedes. Esta tiene una entrada independiente por el cobertizo del automóvil.
El patio (en primer término) queda junta a la sala. Aquí se ve al dueño de la casa, John Cowles, sentado en el sillón fijo. Detrás está el congelador

Colocando la última sección del techo octogonal; el espacio sin cubrir, en el centro, es para una claraboya
Colocando la última sección del techo octogonal; el espacio sin cubrir, en el centro, es para una claraboya

       Uno de los principales problemas de construcción consistió en ocultar todas las columnas de soporte del techo que fuera posible. Este propósito se llevó a cabo con tanto éxito, que sólo una de las 16 columnas de acero rellenas de hormigón quedó a la vista, y aún ésta se halla en el centro de un bar fijo que se encuentra cerca de la entrada, en la parte central del edificio. Directamente encima de la entrada hay una claraboya octogonal de seis pies de diámetro; todos las secciones del techo terminan a tres pies del centro.

       En una casa octogonal no hay piezas cuadradas ni rectangulares, y los lugares más espaciosos de éstas se encuentran junto a la parte externa de la casa. Los baños y corredores de la casa de los Cowles están situados cerca del centro del octágono. En los primeros se han aprovechado al máximo los ángulos construyendo muchos armarios embutidos y botiquines. Las bañeras de las duchas de ambos, que descienden bajo el nivel del piso, están terminadas con mosaico italiano; también tienen dispositivos calefactores para colgar toallas y luces para afeitarse inclinables. El vano de la puerta del dormitorio principal que se halla al extremo del corredor que comunica con la sala está situado en una posición que no permite utilizar una puerta de tamaño normal. El problema se solucionó con una puerta plegable, provista de bisagras de piano, que se dobla por la mitad.
Puede apreciarse el efecto que produce la iluminación de la casa al salir por los hastiales y proyectarse sobre los aleros
Puede apreciarse el efecto que produce la iluminación de la casa al salir por los hastiales y proyectarse sobre los aleros

El mostrador del desayuno, terminado en mosaico italiano, también sirve para dividir la cocina. A la derecha se ve el horno, y el fregadero está bajo la ventana. Los paneles de la pared, en toda la casa, son de ciprés rojoEl mostrador del desayuno, terminado en mosaico italiano, también sirve para dividir la cocina. A la derecha se ve el horno, y el fregadero está bajo la ventana. Los paneles de la pared, en toda la casa, son de ciprés rojo
       Entre los muebles fijos de la sala se cuentan un gabinete para equipo de alta fidelidad, anaqueles para fonógrafos y discos, y también un sofá en forma de S a lo largo de una de las paredes.

       A pesar de lo atractivo que es el interior de la casa, el techo ha llamado más la atención que cualquier otra parte de ella. Cuando se levantaron los segmentos de hormigón para colocarlos en su lugar, una gran parte de los pobladores de Naples se concentraron en el lugar para presenciar lo que ellos creían qué sería un fiasco. Pero estaban equivocados. Al colocarse sobre las columnas de apoyo, las secciones del techo ajustan entre sí con una tolerancia de un cuarto de pulgada. La porción más ancha de una sección es de 22 pies 10 pulgadas.
El escritorio es uno de los muchos muebles fijos de la casa. Sentado a él, John Cowles, que es escritor        Tienen un espesor de cuatro pulgadas y terminan en cresta, lo cual aumenta su rigidez. Cada sección, de 34 pies de largo, tiene un área de 400 pies cuadrados y pesa 11 toneladas. Las secciones están reforzadas con varillas de acero.

       Las juntas de las limas tesas se han rellenado con lechada de cemento dilatable que no encoge al fraguar, y el techo se cubrió con tres capas de cemento impermeable. Según explica Faerber, el techo no tiene juntas de dilatación, porque tanto la expansión como la contracción serán absorbidas por la inclinación de los caballetes, que actuarán como "gigantescas alas".

       ¿Por qué se utilizó un techo de hormigón? Al arquitecto le gustan estos techos porque: "Como la materia prima viene dentro de un saco, sin forma ninguna, no existen límites para la originalidad de diseño. Tampoco existen limitaciones en las dimensiones. Es un medio con horizontes ilimitados."
El escritorio es uno de los muchos muebles fijos de la casa. Sentado a él, John Cowles, que es escritor

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 25 - Septiembre 1959 - Número 3



Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus