RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (6)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Marzo de 1955
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
Algunos trabajos de HIERRO FORJADO EL SECRETO en la elaboración de hierro forjado ornamental radica en el fuego: un trozo de hierro al rojo vivo puede doblarse fácilmente a casi cualquier forma. Si bien la fuente tradicional de calor para trabajos de forja es la fragua abierta, se pueden obtener excelentes resultados mediante un soplete de mano de combustible líquido. El equipo básico necesario se compone de un soplete, un martillo, un taladro y algunos remaches. Las Figs. 2, 3, 4 y 5 muestran algunos ejemplos del tipo de trabajo que puede hacerse con un soplete o con una pequeña fragua.
El metal : Ya no se produce en grandes cantidades el hierro crudo o maleable, usado antiguamente, y ello se debe a que el acero dulce es casi idéntico y se obtiene a un costo mucho menor. La característica principal del hierro maleable y del acero dulce es que contienen sólo vestigios de silicio y carbono. Este tipo de material es sólido, maleable, se dobla con facilidad y se suelda admirablemente bien.
Por Sam Brown
ALGUNOS TRABAJOS DE
H I E R R O   F O R J A D O
Algunos trabajos de HIERRO FORJADO
A diferencia del acero al carbono, no se endurece al sumergirse en el agua después de calentarlo al rojo vivo. En la Fig. 6 se muestran algunas de las muchas formas en que se vende el acero dulce. La forma rectangular con bordes redondeados, conocida generalmente con el nombre de cinta o fleje de hierro, puede adquirirse en muchas ferreterías y tiendas de aperos de labranza. En lo que se refiere aun surtido completo de hierro para trabajos de forja, puede encontrarse en las firmas dedicadas a proveer metal. y otros materiales para diversos oficios. Generalmente, el material empleado en artesanía viene en piezas de 10' de largo.

Algunos trabajos de HIERRO FORJADO

Algunos trabajos de HIERRO FORJADO Equipo calentador: Muchos trabajos de hierro forjado pueden hacerse en frío. No obstante, la cinta de hierro de más de 1/8" de grueso, y el material redondo con más de 1/4" de diámetro, son mucho más difíciles de doblar. La solución mas sencilla y económica es un soplete de poco costo con combustible líquido. Este tipo de soplete puede calentar al rojo vivo una cinta de hierro hasta de 3/16" x 3/4" aproximadamente, y piezas redondas hasta de 3/8" de diámetro. El hecho de poder concentrar el calor en un punto determinado, Fig. 11, hace que el soplete sea ideal para dobleces angulares. Como se ve en la Fig. 12, las varillas pueden doblarse a mano.
Una de las fuentes más intensas de calor es el soplete de arco de carbones gemelos Fig. 29. La desventaja que tiene el soplete de arco es que el operario debe usar máscara y guantes para protegerse de los rayos ultravioletas e infrarrojos. Un pequeño soplete de arco, de 110 voltios, calienta piezas redondas hasta de 3/4" de diámetro, para dobleces angulares. Sin embargo, como sucede con todo soplete, no es conveniente para calentar un tramo de varilla largo.
Entre todas las fuentes de calor, la más eficaz e interesante es la vieja y tradicional fragua, Fig. 1. Es la fuente de calor más adaptable y económica para trabajo corriente. y si se utiliza carbón de forja, se conseguirá fuego limpio y sin humo, o sea muy adecuado para el taller del sótano. Debe instalarse una conexión de tiro hasta una chimenea o hasta una de las ventanas, empleándose en este último caso un soplador de expulsión de baja velocidad. En la Fig. 7 se presenta la fragua típica para el taller pequeño. El fuego debe ser lo bastante alto para cubrir la pieza que se forja, y al mismo tiempo protegerla del aire directo del soplador, Fig. 8. En unos cinco minutos, la fragua calienta al rojo vivo una barra redonda de 2" de diámetro. Con el fuego de la fragua puede calentarse uniformemente una gran área o un largo considerable del trabajo. Esto tiene especial importancia en labores que requieren torceduras largas, Fig. 22.
Algunos trabajos de HIERRO FORJADO
Algunos trabajos de HIERRO FORJADO
Algunos trabajos de HIERRO FORJADO

Algunos trabajos de HIERRO FORJADO
Algunos trabajos de HIERRO FORJADO
Operaciones básicas: Las operaciones básicas en la elaboración de hierro forjado consisten en el corte y doblamiento del material. El corte se hace con una segueta o mediante un cincelo cortafrío, Fig. 9. Una cizalla de banco de 3", Fig. 10, es ideal para cortar material delgado.
La mayoría de los dobleces básicos se muestran en las Figs. 12 a 22. Uno de los artefactos dobladores más útiles es una barra o bloque de metal provisto de uno o más agujeros, que se emplea como la barra hexagonal que se ve en la Fig. 14. Se hace un ojo, formando primero un anillo, Fig. 17, y luego se dobla el tramo recto, con la ayuda de un tornillo, Fig. 18. con material frío o caliente pueden hacerse amartillo doblamientos graduales sobre un yunque redondo o barra, Fig. 20. Las torceduras sencillas, de un cuarto o de media vuelta, se hacen con una llave inglesa. Fig. 21. La letra A que aparece en los dibujos indica el ancho del material.
Dobleces en espiral: Las curvas graduales o en espiral predominan en todas las piezas de hierro forjado de estilo clásico. Estas curvas se hacen en una guía dobladora. Dicha guía, un artefacto que puede comprarse o hacerse en casa, se compone de dos espigas de metal alrededor de las cuales se dobla el trabajo, Figs. 23 a 25. El doblamiento de ojos puede hacerse directamente alrededor del pasador pequeño, Fig. 25. Por su parte, los dobleces grandes se hacen gradualmente, mediante una serie de doblamientos, Fig. 24.
Algunos trabajos de HIERRO FORJADO
Los trabajos grandes pueden también doblarse sobre formas de madera, Fig. 26, lo cual se usa mucho para doblar tubos. Para doblar varias piezas al mismo radio, el artefacto de la Fig. 27 resulta ideal.
Métodos de sujeción: Las piezas se unen con soldadura corriente o de latón, o con tornillos de máquina, pernos o remaches, Fig. 28. Los remaches son los más usados en talleres pequeños, y la mayoría de las recalcaduras pueden hacerse con ayuda de un martillo de bola y un tornillo, como se ilustra en la Fig. 30.
Acabado: El acabado que más se usa en trabajos de hierro es la pintura negra mate o de tono satinado.

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 5 - Octubre 1949 - Número 4



Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus