RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (1)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Julio de 1964
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
El el siguiente video podrás ver como se fabrica un bumerang, no te lo pierdas

Después de practicar durante cierto tiempo, trate de coger el bumernag, apresándolo entre sus manos, pero tanga cuidado. Hay tres tipos de bumerand: el que regresa, el de caza y el de guerra
Después de practicar durante cierto tiempo, trate de coger el bumernag, apresándolo entre sus manos, pero tanga cuidado. Hay tres tipos de bumerand: el que regresa, el de caza y el de guerra
La sierra caladora es el medio más rápido de cortar el patron trazado en una pieza de madera terciada de 1/2", para uso exterior. Corte por fuera de la línea y alise la superficiepara darle forma con la lijadora de disco
La sierra caladora es el medio más rápido de cortar el patron trazado en una pieza de madera terciada de 1/2", para uso exterior. Corte por fuera de la línea y alise la superficiepara darle forma con la lijadora de disco
La conformación tosca consiste en cortar las esquinas de la cara superior, para eliminar el área sombreada que se muestra en el boceto de la página 72. Puede usarse un bastrén
BUMERANG:
El Madero que Regresa
La conformación tosca consiste en cortar las esquinas de la cara superior, para eliminar el área sombreada que se muestra en el boceto de la página 72. Puede usarse un bastrén
Una vez que usted mismo haya hecho este objeto, se
quedará admirado con las suertes que lleva a cabo
La conformación final se hace con una escofina, para convertir el bisel plano en una sección transversal redondeada, tal como se ilustra en el detalle en la página siguiente
Por Dale Rudolph
LA ERA DEL ESPACIO no comenzó cuando el hombre, por primera vez, trató de imitar el vuelo de las aves. Ni tampoco con el aeroplano Kitty Hawk, ni cuando Dédalos se untó de cera los brazos, y pegó plumas sobre ella. Dicha era retrocede hasta las cavernas de la prehistoria, al corazón del continente más solitario del mundo y comienza con un madero.
Quizá la Era del Espacio data del día aquel en que un aborigen australiano cercenó la horquilla de una acacia y le dio la forma de una hoja de hoz plana, para usarla como arma de caza. (Imagínese su sorpresa, cuando lanzó el madero a algún animal en fuga, para descubrir cómo su proyectil, después de describir un arco en el aire, volvió girando directamente al punto de partida).
De todos modos, estos nómadas -que a través de los siglos en nada han contribuido a la civilización- desarrollaron su destreza a tal punto con el madero volador, que el lanzamiento de éste se ha transformado en un arte ante el cual el vuelo de los actuales aviones modelos es pálido e insignificante. El indígena australiano puede lanzar su bumerang en la forma más errante posible, pero siempre lo hace con precisión: puede lanzarlo como una hoja de sierra que se desprende de la máquina a una velocidad de avance que excede de 80 k.p.h., por más de 90 metros, para que acto seguido haga un rizo, se eleve a 45 metros en el aire, describa hasta cinco círculos, y finalmente caiga a sus pies: o puede hacer que el madero describa un gran número 8 en el espacio y que regrese dócilmente a sus manos; también puede obligarlo a que haga una picada y que se eleve nuevamente, con suficiente fuerza de giro para que regrese como si no hubiera habido interrupción.
La conformación final se hace con una escofina, para convertir el bisel plano en una sección transversal redondeada, tal como se ilustra en el detalle en la página siguiente
Déle una mano de compuesto sellador y dos capas de laca de buena calidad. Frote el bumerang con lana de acero y, una vez terminado este trabajo, déle una o dos manos de cera
Déle una mano de compuesto sellador y dos capas de laca de buena calidad. Frote el bumerang con lana de acero y, una vez terminado este trabajo, déle una o dos manos de cera
Esta destreza proviene de una práctica incansable, y el indígena comienza su adiestramiento tan pronto como aprende a caminar. Al llegar a hombre, pasa de un madero de juguete aun arma curva mortal que él mismo hace de un árbol que debe seleccionar y cortar personalmente.
Hay tres tipos principales de bumerangs: el que regresa, el de caza, y el de guerra. Los tres son curvos (en formas que comprenden desde una V de poco fondo hasta una U profunda) , pero los dos últimos no regresan. El más grande y más temible es el bumerang de guerra. Este gigante, que puede medir hasta 152 centímetros de largo, se lanza con ambas manos, siendo capaz de mutilar cualquier cosa que encuentre a su paso. El de caza es de tamaño mediano, con un radio de acción de unos 180 metros, y puede dañar seriamente aun canguro adulto.
Pero el tipo popular que regresa, uno de los cuales se detalla aquí, es estrictamente para entretenimiento. Puede ser de 45 a 91 cm de largo, con una extensión de 90 a 120 grados entre los brazos en forma de V.

Clic en la imagen para ver más grande y claro - BUMERANG - El Madero que Regresa
El secreto de las acrobacias del bumerang radica en la forma de sus brazos. Eche una mirada a las secciones transversales que se muestran en el diagrama y notará que se asemejan a la superficie aerodinámica del ala de un aeroplano. El borde delantero de cada brazo, al girar, es el borde delantero de la superficie aerodinámica, de manera que cada brazo, de por sí, contribuye a la sustentación.
Cuando usted lanza un bumerang a diversos ángulos, se producen diferentes patrones de vuelo.
Los planos que se ilustran son sólo sugerencias. Después de experimentar, usted puede variar el ángulo y la longitud de loS brazos. Lo vital es la forma de las superficies aerodinámicas. Usted tiene una gran ventaja sobre el indígena, puesto que éste debe calcular a ojo la forma del material; mientras que usted, utilizando madera terciada, puede hacer un trabajo uniforme observando el espaciamiento de las líneas de la laminación. Teóricamente, cuanto mayor es la altura de la combadura, mayor es la altura de vuelo. No olvide que la plantilla de bumerang que ofrecemos es para lanzamientos con la mano derecha. Si lo va a lanzar con la mano izquierda, los biseles tienen que invertirse.
Deje la parte inferior plana, con sólo una ligera redondez de los bordes. Cuando la madera haya sido conformada, repase toda la superficie con papel de lija cada vez más fino. Una superficie lisa constituye una superficie aerodinámica eficiente. Posiblemente, usted quiera hacer una prueba antes de darle el acabado, para alterar las superficies si fuera necesario.
La técnica del lanzamiento no es difícil de aprender, aunque usted puede romper uno o dos bumerangs antes de dominarla. Sostenga el bumerang verticalmente, con la cara biselada hacia usted. No importa el ramal que sujete, usted encontrará que el lanzamiento se facilita cuando el borde cóncavo está hacia adelante. Láncelo sobre el brazo, con el bumerang inclinado ligeramente hacia su cara plana. Al final del lanzamiento, déle a la muñeca un movimiento rápido para hacer girar el bumerang. Esto se logra con paciencia.
Si usted no quiere que el bumerang regrese, láncelo por el lado del brazo, con la parte curva hacia abajo, para que describa una gran gaza hacia fuera y a la derecha. Para que gane altura, láncelo por el lado del brazo con la parte curva hacia arriba.
Organice un torneo y ofrezca diversos premios de acuerdo con la puntuación. Para los lanzamientos que regresan, la anotación pudiera ser: 1 punto, si el bumerang cae a menos de 9 metros del lanzador; 3 puntos, si cae a menos de 2,5 metros; 5 puntos, por tocar el bumerang a su regreso; y 10 puntos, por cogerlo con las manos.
No permita más de un lanzador en el campo a la vez, y tenga la seguridad de que éste ha aprendido lo más importante: ¡a agacharse!
Cuando usted sea un experto en lanzamientos con regreso corrientes, es posible que desee probar las suertes de los aborígenes australianos, como éstas que se ven arriba
Cuando usted sea un experto en lanzamientos con regreso corrientes, es posible que desee probar las suertes de los aborígenes australianos, como éstas que se ven arriba

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 35 - Julio 1964 - Número 1



Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus