RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (1)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Septiembre de 1990
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
Historia del cepillo de carpintero
Parte II
A través de la historia de la carpintería, los cepillos manuales han sido fabricados en una multitud de formas y tamaños, con el propósito de poder realizar con ellos, en la madera, cada operación imaginable en un taller. La colección que ilustramos representa una pequeña muestra (en un orden relativamente cronológico) de los múltiples cepillos manuales que han sido usados durante los últimos 150 años.
Aunque muchos individuos y compañías jugaron un importante papel en el diseño y en el desarrollo de los cepillos manuales, este periodo fue eventualmente dominado por un fabricante: la Stanley Rule and Level Company. Aunque la evolución del cepillo ha continuado y la mayoría de estas tradicionales herramientas actualmente ya no se fabrican, muchas muestras del pasado por fortuna han sobrevivido y son fuentes de regocijo tanto para los coleccionistas como para los carpinteros. Estos ejemplos preservados no solamente nos permiten analizar de cerca la tecnología del pasado, sino que continúan cumpliendo una función importante en los talleres de carpintería de hoy.

Cepillo alisador en forma de caja
Usado para el pulido final de las superficies, este cepillo fue desarrollado un poco antes de 1500 y continuó siendo fabricado y usado hasta entrado el Siglo XX. La cuchilla estaba sostenida por un calce que se aseguraba en ranuras laterales. Los costados curvados le proporcionaban más espesor a las paredes donde el calce se insertaba en el cepillo.

Cepillo de juntas
El cepillo de madera de mayor longitud, entre 60 y 71 cm (24 y 28"), era excelente en superficies y bordes rectos. Este modelo hecho en la fábrica a finales del Siglo XIX tenia una agarradera como las actuales. Los cepillos desbastadores cortos y los comunes de propósito general, ayudaban al carpintero a rebajar las piezas y en el labrado preliminar de la madera.

Cepillo ranurador de madera
El cepillo ranurador con lados abiertos cortaba hombros y superficies escalonadas, o ranuras, en el mismo borde de la pieza de madera. Las versiones posteriores tenían una uña puntiaguda para marcar la madera al cepillar a través de la fibra, y algunos modelos tenían una cuchilla de corte inclinada para una acción de corte más suave. Su única cuchilla hecha de hierro era mantenida en posición con un estrecho calce.

Cepillo alisador con agarradera en forma de cuerno
Los cepillos de madera con agarraderas torneadas eran típicos de Alemania, Suecia y Escandinavia, y varios ejemplos de este tipo han sobrevivido desde el Siglo XVI. Este diseño, usualmente limitado a los cepillos comunes y alisadores de tamaño pequeño, aún se sigue produciendo en la actualidad. Desde luego, los modelos modernos suelen tener mecanismos para realizar ajustes en la cuchilla.

Cepillo simple para molduras
Los cepillos de madera, para hacer molduras de formas huecas y redondeadas, tenían cuchillas con un perfil que se adaptaba a la curva de la suela. A menudo se fabricaban en juegos en arreglos de varios tamaños. Los diversos tamaños, en conjunto con otros perfiles simples, como sectores circulares y rebordes cóncavos, podían ser usados en combinación para hacer complejas molduras.

Cepillo ranurador de madera
Con una cuchilla estrecha con el borde de corte recto, este cepillo formaba ranuras a lo largo de la fibra de la madera. Con una guía ajustable que estaba montada en dos tornillos, el cepillo podía ser deslizado por el borde de la pieza de madera. Otros modelos fijaban la guía a los brazos con calces. Los cepillos ranuradores tenían una suela de tipo de riel, la que podía admitir cuchillas de ocho anchos diferentes.

Cepillo complejo de molduras
Después de 1600, las ornamentaciones elaboradas se pusieron de moda, y los perfiles de las molduras se convirtieron en normas. Este cepillo de molduras del Siglo XIX producía una moldura de 7,6 cm (3") de ancho. La suela del cepillo tenía una guía integral que dirigía el recorrido de la herramienta por el borde de la pieza de madera. Como otros cepillos de molduras, esta herramienta era sostenida a cierto ángulo contra la superficie de la madera.

Cepillo alisador de transición
Una innovación norteamericana de mediados del Siglo XIX desarrolló un mecanismo de seguridad con el que se podía ajustar la cuchilla de acero, el que fue atornillado al cuerpo de madera del cepillo. Este cepillo Stanley No.24 fue lanzado en 1870. Una versión con la agarradera en la parte de atrás se puso en venta, y este concepto de diseño fue incorporado a los cepillos comunes y cepillos de juntas largos.

Cepillo alisador de hierro fundido
En 1870, la Stanley ofreció el cepillo alisador modelo No.4, diseñado por Leornard Baily. Contando con el mismo sistema de ajuste de la cuchilla usado en los modelos de transición, su base de hierro fundido proporcionaba mayor precisión de corte y durabilidad. La Stanley produjo este diseño en 11 tamaños que variaban desde los 14 a los 60 cm (5 1/2" a 2 pies) de longitud.

Cepillo de contrafibra
El cepillo de contrafibra de la Stanley No. 9 1/2 salió a la venta en 1873. Tenía una cuchilla inclinada a 20° con un mecanismo ajustable por medio de un tornillo. Su única cuchilla de hierro se colocaba con una inclinación hacia arriba en el interior de la herramienta, y la suela era ajustable para controlar la-abertura del corte. En el año 1922, ocho versiones de este cepillo, más otras ocho con la cuchilla inclinada a un ángulo de 12°, ya se encontraban disponibles.

El primer cepillo circular
Hasta que este cepillo fue desarrollado, los carpinteros se veían oblígados a utilizar una extensa variedad de cepillos redondos, no ajustables, para poder suavizar los componentes circulares. Desde luego, para estas labores había un cepillo para cada medida de radio. El cepillo Stanley No.20, puesto en el mercado en 1880, tenía una flexible suela de metal que podía ser ajustada para arcos de tamaños diferentes y para realizar trabajos en superficies cóncavas y convexas.

Cepillo de combinación
Basado en el tradicional cepillo renurador hecho de madera, este modelo No.45 de la Stanley fue lanzado al mercado en el año 1884 y venía con un amplio surtido de cuchillas. Con esta herramienta se le podía dar forma a rebajos, molduras con rebajos, ranuras, cordones, juntas de machihembrado y, adicionalmente, se le podían incorporar bases para pulir superficies con concavidades y redondeces.

Cepillo ranurador
En el año 1885, la Stanley presentó el cepillo ranurador mejorado, modelo No.78, con una guarda que puede ser colocada en cualquiera de los lados del cuerpo del cepillo, un tope para la profundidad y una palanca para ajustar la cuchilla y su profundidad de corte. Esta herramienta hecha de metal tiene una posición para colocar hacia delante la cuchilla cuando hay que trabajar en espacios muy reducidos y una uña puntiaguda para ranurar a través de la fibra de la madera.

Cepillo blselador
El cepillo biselador de la Stanley, modelo 72, fue diseñado para formar consistentemente biseles uniformes, con eficiencia y facilidad La sección plana delantera de la base sostenía la cuchilla y ésta podía ser ajustada para graduar el ancho del bisel. La parte de atrás fue diseñada para sostener el cepillo a 45° con la superficie de la madera. Este cepillo fue puesto en el mercado en el año 1886.

Cepillo extractor de núcleos
Este cepillo modelo 57 de la Stanley tenia una suela en forma de "V" a 90° y una cuchilla central. Esta herramienta le daba forma a concavidades semicirculares (dos de estas mitades podían ser usadas para formar el centro hueco de una pieza fundida en metal). La cepilladura comenzaba en una ranura y, debido a que el cepillo estaba en ángulo de lado a lado, una abertura exactamente redonda quedaba formada. Este cepillo fue originalmente lanzado en 1896.

Cepillo universal de combinación
Aclamado como "un taller de cepilladura en sí mismo", este modelo No.55 de la Stanley representó la cúspide en la evolución del cepillo de combinación. Con tres rieles ajustables, dos guardas y 96 cuchillas, esta herramienta hacia el trabajo de todos los tipos previos de cepillos y formaba una variedad más amplia de perfiles de molduras. En 1897 apareció este cepillo en el mercado.

Cepillo para machihembrado
En el año 1905, la Stanley presentó su modelo No. 148, para hacer las dos mitades de una junta de ranura y lengüeta. Básicamente dos cepillos en uno, la herramienta se movía en una dirección para formar la lengüeta y en la otra para cortar la ranura correspondiente. El cepillo venía en tres tamaños para las piezas de madera de diferentes espesores.

Cepillo raspador
A El catálogo de la Stanley de 1922 mostraba seis cepillos raspadores. Este modelo, el No.85, se puso a la venta en 1905 y fue llamado el raspador de gabinetes. Usado al preparar una superficie para darle terminación, el cepillo raspador eliminaba todas las huellas de la cepilladura manual. Otros raspadores tenían agarraderas laterales en vez de las dos típicas agarraderas que tiene este cepillo.

Cepillo de reborde
El modelo No.93 de la Stanley fue también llamado el cepillo ranurador del fabricante de gabinetes. Contaba con una cuchilla colocada en un pequeño ángulo que facilitaba el perfilar las fibras de los extremos y los rebordes de las espigas. Se ofrecía en tres tamaños, con largos de 14 a 18 cm (51/2 a 7"), y tenia una sección delantera desmontable para trabajar las esquinas. La Stanley lo lanzó en 1902.

Cepillo alisador
Aunque varias compañías habían ofrecido cepillos alisadores con diseños similares (con el interior de madera) desde mediados del Siglo XIX, la incorporación en el año 1913 de un tornillo patentado, para la alimentación de la cuchilla, fue lo que le dio al modelo A5 de la firma Norris la apropiada precisión para la realización de la mayoría de los trabajos más exigentes. Aún en la actualidad, este cepillo continúa siendo una herramienta favorita entre los más experimentados carpinteros.

Cepillo de madera para rebordes
A través del Siglo XIX, los fabricantes de herramientas de la Gran Bretaña produjeron un cepillo más tradicional, con el interior de madera y un recubrimiento de acero. Este cepillo de rebordes, modelo No. A7 de la Norris, estaba relleno de madera de rosa, con los lados y la suela de acero ensamblados a cola de milano. Tenia un tornillo para el sistema de ajuste del corte, más una cuchilla con un ancho de 3,17 cm (1 1/4") colocada a un pequeño ángulo.

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 43 - Septiembre 1990 - Número 9


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus