RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (2)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas

Foro Internacional de Filatelia Ignacio A. Ortiz-Bello
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Julio de 1955
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
CON ESTA PLEGADORA de chapas fabricada en el taller casero pueden hacerse fácilmente dobleces rectos y agudos en lámina metálica hasta de 28 pulgadas de ancho. Es muy apropiada para tareas ligeras, trabajos experimentales y construcción de modelos donde las partes de lámina metálica deban hacerse de dimensiones precisas. Con ella, es posible doblar hasta láminas de acero de Cal. 20. En el caso de metales o aleaciones más blandas, como latón, cobre, aluminio y peltre, pueden elaborarse calibres más gruesos.
Según se ve en los detalles 'de las páginas siguientes, la dobladora puede construirse de dos tipos diferentes. Para trabajos ocasionales, donde la velocidad no tiene mucha importancia, la lámina que se desea doblar se fija firmemente entre la barra sujetadora y la bancada, apretando dos tornillos de máquina de cabeza hexagonal que se introducen en los extremos de aquélla, como se observa en el detalle superior de la página 138. Si se quiere disponer de mayor velocidad para sujetar y sacar la lámina, pueden instalarse palancas de levas, según se indica en el detalle de la esquina izquierda de la página 139. También se muestran dos métodos para abisagrar la barra dobladora. Las bisagras de tope ordinarias, detalle superior de la página 138, son muy adecuadas para trabajos corrientes y ligeros; pero, si se trabaja material más resistente, las planchas de pivote, que aparecen en la página 139, son las mejores. Los ejes deben entrar ajustados, tanto en las bisagras como en las planchas de pivote. Martille los pasadores de las bisagras hasta que sea difícil mover sus hojas. En la fotografía de la parte superior de esta página se observa una dobladora con palancas de levas, en pleno funcionamiento. Ha sido .proyectada J>ara fijarse al tablero de un banco, pero también puede montarse en un pedestal de piso, si se desea. Note en el detalle superior de la página 139, que la barra dobladora está hecha de acero acanalado; ésta es una característica optativa, ya que se trata de una barra más fuerte, especialmente apropiada para doblar lámina de calibres más gruesos.

Click en la imagen para ver más grande y claro
Click en la imagen para ver más grande y claro

Antes de cortar el material, decida qué tipo de pivotes usará para la barra dobladora: si las bisagras, o las planchas de pivote. A continuación, observe en el detalle central izquierdo de la página siguiente una vista seccional de las partes ya montadas. Gracias a ella, puede verse que el borde externo del alma de la bancada de acero angular tiene un bisel de unos 10 grados; en la misma página, a la derecha, se indican varios métodos para esmerilar el bisel con precisión. También puede verse en dicho detalle central que el punto de pivote de la barra dobladora debe estar precisamente en la esquina exterior. Esto último debe tenerse presente al ubicar las bisagras o las planchas de pivote.
Si ha de utilizar tornillos de máquina como sujetadores, marque y taladre los agujeros en la barra sujetadora, y use luego ésta como guía para ubicar y perforar los agujeros aterrajados en la bancada. Proceda de la misma manera cuando vaya a emplear las palancas de levas para mover la barra sujetadora. Haga después la barra dobladora, usando o bien acero angular o acero acanalado. Luego, haga las muescas para las bisagras o las planchas de pivote, según sea la elección; córtelas en bruto con una segueta y límelas después al ajuste de cada bisagra. Debe ponerse especial cuidado al ubicar estas últimas, para que, cuando el conjunto se encuentre ya montado, la barra dobladora tenga un claro uniforme a lo largo de la bancada.
Al usar una barra dobladora de acero angular y bisagras de tope, cerciórese de que éstas permitan que aquélla gire más de 90 grados, para alcanzar la posición indicada en la vista seccional central de la página anterior. Taladre y aterraje un alma de la barra, para colocar las manijas; los agujeros deben equidistar unas 6 pulgadas del centro.
Si tiene un torno a mano, podría rebajar las manijas de 1/2" a 3/8", a fin de hacerles roscas, para atornillarlas en agujeros aterrajados de 3/8", cortados en la barra. Si emplea acero acanalado para la barra dobladora, taladre un agujero de despejo a través de un alma, para introducir la manija y atornillarla en un agujero aterrajado en el alma opuesta. Esta forma de sujeción aparece claramente ilustrada en el detalle del extremo superior izquierdo de esta página.
Al colocar las palancas de levas, observe en los detalles de arriba, que el perno de rosca í'; que sostiene la leva con forma de horquilla, se atornilla en un agujero aterrajado en la bancada, y pasa a través de la barra sujetadora por un agujero de paso. Lo importante al conformar las almas de la leva, es asegurarse de que ambas tengan exactamente la misma longitud y contorno; de lo contrario, la barra sujetadora se inclinará al encastrar la leva. La distancia interna entre las levas debe ser de aproximadamente 3/4".
Con sólo cambiar la arandela que se encuentra situada bajo las levas o hacer oscilar la manija una media vuelta hacia adentro o hacia afuera, la excéntrica puede ajustarse con toda rapidez para sujetar firmemente láminas metálicas de diversos espesores (calibres).
Finalmente, las manijas deben tener una longitud aproximadamente igual a aquéllas en la barra dobladora.

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 17 - Julio 1955 - Número 1
Leida : 148855 veces


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus