RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (2)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas

Foro Internacional de Filatelia Ignacio A. Ortiz-Bello
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Diciembre de 1953
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
Poseemos

un Auto

extranjero

Aunque no hay duda que el hillman 1953 parece extranjero, se acerca bastante al estilo moderno de los EE. UU. para no ser extravagante.


Por Herdon Hudson
FUE UNA MAÑANA de julio, en Londres, cuando tomamos posesión de nuestro pequeño sedán inglés de color negro con tapicería roja. Al cabo de un poco más de un año, el carro cubría sus primeros 16,000 kilómetros. Para entonces, nos encontrábamos en Athens, Ohio, EE.UU.
Estamos en condiciones de hacer una apreciación de las experiencias de nuestro primer año, basados en un cuidadoso registro de gastos. Este artículo es, en realidad, un informe basado en el uso, durante un año, de un carro extranjero, que, para ser exactos, se trata de un Hillman Minx.

El auto pequeño se gobierna fácilmente. El Hillman, cuyo radio de viraje es de 10 M, puede girar en redondo en una intersección.


Compramos el Hillman depositando un cheque por 1645 dólares en Nueva York. El carro debería entregarse en Londres, y el precio incluía el consiguiente despacho a Norteamérica, los gastos y tramitaciones de aduana, así como también el pago de derechos arancelarios e impuestos federales adicionales en los EE. UU. Posteriormente, se nos hizo el reembolso de gran parte de los cien dólares, pagados en derechos, debido a que no habíamos cubierto la suma exenta de impuestos que nos correspondía a cada uno. La compañía se hizo cargo de las tramitaciones para obtener la licencia inglesa, la placa correspondiente y el seguro forzoso. El pago por todo esto, que es por un trimestre, ascendió a 57 dólares.
Elegimos un Minx debido a que su estilo se asemeja más al de los modelos en boga en los EE. UU. Otros autos europeos son muy angostos en relación con su altura, conservan el viejo sistema de montaje para llevar la rueda de repuesto, o poseen singulares líneas. No teníamos ninguna objeción en poseer un carro más pequeño, pero no queríamos uno que tuviera un aspecto raro.
Debido a que el tránsito en Inglaterra es por el lado izquierdo de la vía, los automóviles tienen el manubrio colocado en el lado derecho. No obstante, en el nuestro, por tratarse de un coche de exportación, está situado a la izquierda. Pero al no haberse alterado la disposición del tablero de instrumentos de acuerdo con el manubrio, el resultado es que el velocímetro sé halla demasiado hacia la derecha, los manómetros para la gasolina y temperatura ocupan una posición inadecuada y la parte inferior de la aguja del velocímetro queda sobre el indicador de kilometraje, cuando se marcha a velocidades de viaje. La sección del panel de instrumentos que queda cerca del conductor contiene una placa metálica que indica cómo hacer los cambios. El carro tiene 4 velocidades hacia adelante y una hacia atrás. Los movimientos para los cambios son inversos a los del auto norteamericano. Todo esto, sin embargo, es menos complicado de lo que parece y, en pocas horas, cualquier persona los aprende al dedillo.
Los cristales de las ventanillas delanteras no descienden completamente, por lo que no se puede apoyar con comodidad el brazo en el marco de la portezuela. Se echa de menos el soporte para el brazo en la portezuela delantera de la izquierda. Los limpiaparabrisas eléctricos tienen una sola velocidad y la tapa del baúl únicamente cuenta con un soporte. (N. de R. Los modelos de 1953 están provistos de dos soportes.) Durante una lluvia fuerte, el agua se filtra al interior del compartimiento de guantes, cayendo más tarde sobre el piso. Por otra parte el baúl no es a prueba de agua o polvo. Los parachoques son débiles, de acuerdo con las normas norteamericanas, pero el cubo para sostener el gato en la defensa es seguro y conveniente.
El Minx presenta dificultades para las personas altas u obesas, especialmente en el asiento trasero. El espacio para las piernas es limitado y las portezuelas traseras son angostas y no se abren completamente. En ciertos casos pudimos llevar hasta seis personas; pero la capacidad, en realidad, es para cuatro pasajeros y, en la mayoría de los casos, el carro es más apropiado para dos, usándose el asiento trasero para equipaje.
La gasolina en Inglaterra cuesta aproximadamente once centavos de dólar el litro. En los 6400 KIns. que recorrimos en ese país nuestro promedio de consumo fue de 11.2 k.p.l. En los 10,000 Kms. que hemos andado en los EE. UU. hemos hecho un promedio de 10.09 k.p.l. En cambio, en viajes largos el Minx rinde 13.12 kilómetros por litro. En un extenso recorrido de 1728 Kms. que hicimos en abril, consumimos gasolina por un valor de 9.56 dólares (132 litros). En julio, un viaje de 2325 Kms. costó 12.52 Dls. en gasolina (176 litros). Como quiera que el tanque contiene unos 32 litros, es necesario llenarlo cada 400 Kms. El kilometraje que se obtiene en la ciudad no es tan bueno, como es natural. En el invierno, cuando sólo se maneja el carro de la casa a la oficina, el kilometraje decrece a menos de 9 kilómetros por litro. El hecho dé que hay que usar muchísimo el estrangulador, cuando el tiempo es frío, sube el consumo de gasolina.

Es Fácil estacionar un carro pequeño. El Hillman cabe en sitios donde sería imposible colocar un coche grande


El gato del Minx es firme y no se zafa, pues su brazo se aloja en un cubo soldado debajo del parachoques

El salir y entrar por la puerta trasera requiere práctica. La puerta es pequeña y la rueda interfiere algo


En las serpenteantes carreteras de Inglaterra, el tamaño pequeño y la baja potencia de la mayoría de los carros ingleses, hace que la velocidad media sea más baja que en los EE. UU. Algunos de nuestros amigos predijeron que en un auto tan ligero y pequeño, nuestra travesía por las carreteras de los EE. UU., a las velocidades usuales, estaría sembrada de dificultades. Sin embargo, descubrimos que el peso (941Kgs.) y la altura (1.52 M) se combinan para producir una sensación de estabilidad y seguridad que motiva que ni aún los recorridos largos sean cansados. La velocidad de viaje es aproximadamente de ochenta k.p.h.;aunque se puede alcanzar 95 ó más sin esfuerzo. El pequeño motor de 4 cilindros tiene un margen de potencia muy reducido y requiere frecuentes cambios de velocidades. Además, no puede esperarse rápida aceleración de un motor de 42 HP. Al pasar otro carro, así como al escalar cuestas, no se debe exigir demasiado de la bomba de combustible. De las cuatro velocidades hacia adelante, la alta es virtualmente de sobremarcha y la más satisfactoria para correr en terreno plano a velocidad de viaje. En una pendiente, se debe cambiar inmediatamente a tercera, que es también útil para frenar al descender cuestas empinadas. La segunda posición corresponde a la baja en un auto norteamericano, La primera es una baja de emergencia, que se usa sobre terreno escabroso, o al ascender una pendiente algo brusca.
Su fácil maniobrabilidad, su rápida y segura desaceleración, su facilidad de estacionamiento y lo reducido de su círculo de viraje (10 metros de diámetro) son características encomiables y convenientes. Poro otro lado, el conductor de los Estados Unidos, acostumbrado a un estrangulador automático ya un motor de calentamiento rápido, puede tener dificultades en habituarse a la tendencia que tiene la máquina de apagarse en la primera luz de tránsito. El motor está "frío" si no se le ha hecho funcionar recientemente; por eso, en recorridos cortos, en invierno, el estrangulador debe permanecer abierto.

El sistema de cambios es diferente al norteamericano. En la foto, la palanca está colocada en marca atrás

El vidrio de las puertas delanteras no baja completamente, lo cual impide usar el marco como portabrazo


La capacidad de aceite del motor es de sólo unos 4 litros. Nosotros acostumbramos a cambiar dicho lubricante cada 3200 Kms. La transmisión y el diferencial contienen un litro cada cada uno. El único repuesto que hemos instalado hasta la fecha es una pieza de plástico para el interruptor del limpiador, y el único trabajo de reparación fue un tubo del escape que hicimos soldar en un garaje de las cercanías. Vivimos en un pueblo pequeño donde no hay servicio de reparación de coches extranjeros; pero no hemos tenido problemas gracias al hecho de que el funcionamiento del Minx no ha presentado dificultades.
En resumen, el Minx no es sólo un carro diferente, es un carro de diferente clase. Aunque es posible que nuestra experiencia sea ilustrativa, sin ser típica, podemos decir, después de haber usado el Minx un año, que si usted es obeso o alto no quedaría muy satisfecho; ni tampoco si desea un auto que despierte alabanzas y que acreciente su prestigio social o lo haga sentirse orgulloso. Tiene Ud. que ser dueño de una personalidad en cierto modo poco inclinada a los convencionalismos para gozar de un pequeño coche extranjero en cualquier comunidad de los Estados Unidos.
Por otro lado, si tiene interés en el mecanismo de su carro, si está decidido a tomar una parte más activa en el manejo (efectuar cambios más a menudo, por ejemplo), si no exige una potencia superabundante y no tiene el prurito de correr más aprisa que los demás, usted podría estar muy satisfecho con este pequeño auto inglés.
Algo más, si es el caso que usted es de los que estudia y analiza sus gastos de viaje y siempre está a la caza de todo egreso que no sea imprescindible, el pequeño carro inglés merece de buen grado su interés.
Hay, en especial, dos grupos para los cuales un coche de esa clase debe tener particular atracción. Para una familia de la ciudad, un Minx constituiría el carro ideal, especialmente si es una dama la que lo va a conducir; aunque la diferencia qué existe en el cambio de velocidades puede ser desalentador y, tal vez, las mujeres de los Estados Unidos, al igual que muchos de sus esposos, prefieran coches grandes, vistosos y potentes.
Existe, además, otro grupo mucho más pequeño que el primero, para quien el carro inglés es conveniente. Me refiero a la familia que proyecta hacer una gira por Inglaterra y el Continente. Se ven autos de los Estados Unidos en Inglaterra; pero se nota que no están en su elemento; El coche inglés está diseñado para las carreteras inglesas y, al mismo tiempo, hay una ventaja económica en comprar un carro para una gira. Calculamos que el uso del Minx, durante dos meses en Inglaterra, nos significó, por lo menos, un ahorro de 300 dólares en el pago de transportes por otros medios, además de la inapreciable satisfacción que significó para nosotros y nuestros amigos. Calculamos que el costo neto del auto (después de deducir los mencionados 300 Dls.), puesto a nuestra disposición en Nueva York, fue de 1300 dólares, la cual es una cifra halagadora.
Si se nos preguntase acerca del valor del Minx en el mercado, al entregarse como parte de pago de otro vehículo, o su valor de reventa como auto de segunda mano, opinaríamos que mientras esta marca de coche continúe con las mismas buenas cualidades de funcionamiento, no nos sentiríamos inclinados a intentar ni lo uno ni lo otro.

Resumen de un año de uso
Kilómetros recorridos 16,362
Kilómetros por litro en Inglaterra (6362 Kms.) 11.2
Kilómetros por litro en los EE.UU. (10,000 Kms.) 10.09
Kms. por litro en viajes largos 13.12
Licencia y Seguro (En Inglaterra y los EE.UU.) Dls. 145.40
Gasolina 132.48
Lubricantes y servicios 26.43
Reparaciones y repuestos 12.39
Total de gastos* Dls 316.70
Costo total por kilómetro 1.9 centavos
Costo de operación por kilómetro 1 centavo
* sin incluir la depreciación  

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 13 - Diciembre de 1953 - Número 6
Leida : 11177 veces


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus