RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (1)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
Foro Internacional de Filatelia Ignacio A. Ortiz-Bello
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Julio de 1958
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
Trabajos de Precisión Con Cepillos
Trabajos de Precisión Con Cepillos

Por C. W. Woodson

El cepillo apropiado, afilado, montado y manejado correctamente, sacará virutas finas como cintas, ya sea de la madera dura o de la blanda y dejará bien plana la superficie

Trabajos de Precisión Con Cepillos
A-LA GARLOPA SE USA PARA RECTIFICAR BORDES DE TABLAS ASPERAS y PARA PREPARAR SUPERFICIES PARA EL CEPILLO ALISADOR y EL GARLOPIN B-EL GARLOPIN SE EMPLEA PARA IGUALAR TANTO BORDES COMO SUPERFICIES EXTENSAS
C-EL CEPILLO ALISADOR SE USA POR LO COMUN CUANDO ES NECESARIO REDUCIR SIN MUCHA EXACTITUD EL ESPESOR DE UNA TABLA
D-EL CEPILLO DE CONTRAFIBRA SIRVE PARA ACEPILLAR EL CONTRAHILO y RECTIFICAR PIEZAS PEQUEÑAS
E-EL CEPILLO DE MODELISTA, QUE TIENE FONDO ACANALADO, SE USA PARA LABRAR LOS CASCOS DE LOS MODELOS DE BUQUES
F-EL CEPILLO REBAJADOR, COMO SU NOMBRE LO INDICA, SE EMPLEA PARA HACER REBAJOS DE VARIAS ANCHURAS y PROFUNDIDADES EN PIEZAS DE EBANISTERÍA
UN EBANISTA que posea habilidad para manejar el cepillo de carpintero puede alisar con esta herramienta la superficie de la madera en forma tan acabada que elimine la necesidad de pulirla luego con papel de lija. Exceptuando aquellos fabricados para tareas especiales, se representan en la figura 2, A a F, inclusive, los cepillos de carpintero típicos. De éstos, los cuatro primeros (A a D, inclusive) son, quizás, los que más se usan. En las notas de arriba se indican los usos de cada uno de ellos.
Trabajos de Precisión Con Cepillos
      Las cajas de carpintero por lo común sólo contienen una garlopa y un cepillo de contrafibra, pero aquellas destinadas a trabajos más especializados, como las de artífices y mecánicos, es fácil que traigan la serie completa, salvo el cepillo de modelista, que es en realidad una herramienta más especializada, destinada a los modelistas y fabricantes de violines, para trabajar superficies curvas sobre plantillas. Algunos carpinteros y ebanistas a veces prefieren substituir en la serie ilustrada el garlopín, B, por un cepillo juntera, que está construído según los mismos principios que aquél, pero es de mayor longitud.

       El secreto de acepillar una tabla de modo que quede bien lisa consiste, en parte, en utilizar un cepillo cuya cuchilla -o hierro, como también se llama- esté bien afilada. Si la afiladura se efectúa a mano, se obtendrá un bisel plano, como se representa en E, figura 8. Este método deja una rebaba delgada en el filo, que se quita pasando suavemente el hierro por la piedra de afilar, en círculos y en posición invertida. Si la cuchilla se afila con una esmeriladora, figura 12, la curvatura de la rueda producirá un bisel cóncavo, detalle A de la figura 8. La concavidad se reduce luego un poco con la piedra de afilar, labrando un segundo bisel, plano esta vez. El procedimiento permite obtener un filo agudo que durará bastante debido a que existe una mayor cantidad de metal para soportar la arista cortante. Generalmente se esmerila un bisel de 25 grados, figura 10, pero algunos prefieren reducirlo a 22,5 grados, y aun a 20 grados, cuando se requiere un filo excepcionalmente agudo. El calibrador de biseles representado en la figura 9 resulta muy útil para determinar el bisel exacto, especialmente al afilar a mano. Es una práctica común al afilar la de formar un bisel muy angosto (cerca de 1/32 de pulgada) en los extremos del filo. En esta forma se consigue que el cepillo no deje marcas o resaltos en el borde del corte al acepillar una superficie. Cuando afile el hierro en una esmeriladora, ponga mucho cuidado en no calentar el filo hasta el punto en que el metal cambia de color, para lo cual conviene sumergirlo en agua repetidas veces, o usar una rueda vítrea en la esmeriladora, pues éstas no recalientan el metal, y, por lo tanto, no lo destemplan.
Trabajos de Precisión Con Cepillos
      Los cepillos modernos, con armazón de acero, vienen por lo general con un hierro doble, figura 10. Consta éste de una plancha simple, o cuchilla, y del quiebravirutas, que, como su nombre lo indica, sirve para romper la viruta. Las dos partes del hierro están unidas con un tornillo especial, y el conjunto se inmoviliza en la posición correspondiente sobre la cuña por medio de la palanca, como aclara el dibujo de la figura 11. Para trabajos ordinarios el quiebravirutas se dispone con su arista inferior a unos 1/16 de pulgada por arriba del filo de la cuchilla; pero algunos prefieren colocarlo a menor distancia aún, especialmente al acepillar madera de fibra transversal.

       La próxima operación consiste en colocar la arista cortante del hierro paralela a la base del cepillo ya la profundidad apropiada para el tipo de trabajo que ha de hacerse. Las figuras 1, 4 y 5 ilustran el procedimiento. Los detalles de la figura 4 se han exagerado bastante con el propósito de hacer más evidente la ilustración. La cuchilla se inclina hacia la izquierda o hacia la derecha por medio de la palanca de ajuste lateral, figura 5, y se levanta o baja mediante la tuerca ajustadora de profundidad, figuras 1 y 11.

       Al igualar superficies sostenga el cepillo de modo que forme un ángulo con la dirección del movimiento, como puede apreciarse en la figura 3. Al cantear tablas haga presión con la mano izquierda sobre el cepillo al comienzo de la carrera, figura 6, y con la derecha al acercarse al final de ella, figura 7. Con este procedimiento se obtienen cantos bien rectos. Como el cepillo de contrafibra tiene un solo .hierro montado con un ángulo pequeño, es especialmente apropiado para alisar el contrahilo, figura 13. Bisele la esquina del madero para evitar astilladuras. Es importante elegir el cepillo apropiado para cada tarea. Para cepillar el canto de las tablas recién aserradas, use un garlopin, o mejor aún, un cepillo juntera, pero nunca un cepillo alisador. La razón de esto puede verse en los dibujos exagerados de la figura 14. El cepillo alisador se adaptará a las irregularidades; en cambio la juntera, como tiene una armazón larga, cortará las partes que sobresalen, y el borde quedará plano.

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 23 - Julio 1958 - Número 1



Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus