RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (4)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Junio de 1985
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
Minicurso Juntas de cola de milano
La clásica Junta de cola de milano tiene espigas y colas de milano que se conectan entre sí. Con un ajuste que sea preciso, la Junta resulta tanto fuerte como atractiva; no se deshace aun cuando la cola falle
La cola de milano es una junta de entrecierre muy fuerte que se emplea frecuentemente para la construcción de gavetas y otros conjuntos, en muebles de alta calidad. Aunque a menudo queda oculta, cuando se encuentra totalmente expuesta muestra un atractivo diseño (de segmentos alternados de la veta de extremo de la madera) que puede añadir un interesante toque decorativo a cualquier pieza.

Hay numerosas formas de cortar estas juntas con herramientas motrices. Pero su corte a mano le ayudará a desarrollar su destreza en el manejo de herramientas manuales ya un mismo tiempo le proporcionará la gran satisfacción que supone crear objetos con métodos tradicionales de construcción.

El ángulo de la cola de milano con relación al borde de la madera debe ser de alrededor de 80°. La foto a la izquierda muestra cómo disponer la regla T para este ángulo, sin que haya que usar un transportador. El tamaño y el espaciamiento de las colas y las espigas, sin embargo, son una cuestión de preferencia personal. Simplemente asegúrese de que la semiespiga, en la parte superior y la parte inferior de la junta, tenga un ancho por lo menos igual a su fondo. De lo contrario, corre el riesgo de que se rompa.

Ante todo, comience por trazar el contorno de la cola de milano y corte esta última; luego use esta tabla como plantilla para que trace los contornos de las espigas en la tabla correspondiente.

Use cuchillas de sierra de dientes finos y afilados para recortar la mayor parte del material sobrante. Termine cada corte con escoplos bien afilados para obtener los mejores resultados. -Rosario Capotosto
Para cortar a mano la junta, comience con un trazado que sea preciso. Utilice una escuadra de combinación para marcar los bordes y una regla T para poder marcar bien las superficies Puede determinar el ángulo de la cola de milano (aproximadamente de 80°) sin un transportador, dibujándola en una proporción de 1 a 5 en un papel y colocando la hoja de la regla T en la línea
Para cortar a mano la junta, comience con un trazado que sea preciso. Utilice una escuadra de combinación para marcar los bordes y una regla T para poder marcar bien las superficies Puede determinar el ángulo de la cola de milano (aproximadamente de 80°) sin un transportador, dibujándola en una proporción de 1 a 5 en un papel y colocando la hoja de la regla T en la línea
Marque el área de desgaste y haga los cortes de profundidad de la cola de milano. Use sierra de cola de milano de dientes finos y asegúrese bien de cortar en el lado sobrante de esa línea Efectúe los cortes transversales entre la cola de milano con una sierra caladora. Finalmente debe asegurarse bien de que la cuchilla siga la línea en ambos lados de la tabla (vea la foto)
Marque el área de desgaste y haga los cortes de profundidad de la cola de milano. Use sierra de cola de milano de dientes finos y asegúrese bien de cortar en el lado sobrante de esa línea Efectúe los cortes transversales entre la cola de milano con una sierra caladora. Finalmente debe asegurarse bien de que la cuchilla siga la línea en ambos lados de la tabla (vea la foto)
Recorte los bordes de las colas de milano hasta la línea trazada, usando un escoplo afilado. Use una cuchilla para limpiar las esquinas que no pueden ser alcanzadas por la hoja del escoplo Después de terminar los cortes de las colas, use una tabla como plantilla para determinar la posición de las espigas correspondientes. Marque las espigas con una cuchilla para más precisión
Recorte los bordes de las colas de milano hasta la línea trazada, usando un escoplo afilado. Use una cuchilla para limpiar las esquinas que no pueden ser alcanzadas por la hoja del escoplo Después de terminar los cortes de las colas, use una tabla como plantilla para determinar la posición de las espigas correspondientes. Marque las espigas con una cuchilla para más precisión
Corte las espigas al igual que las colas usando sierras caladoras de cola de milano. Recorte los lados de las espigas con escoplo para dejarlos a escuadra antes de limpiar el corte transversal Compruebe a menudo el ajuste de las juntas para determinar el progreso del trabajo. Marque los resaltos con lápiz de grafito blando y rebaje con cuidado la madera, usando escoplo afilado
Corte las espigas al igual que las colas usando sierras caladoras de cola de milano. Recorte los lados de las espigas con escoplo para dejarlos a escuadra antes de limpiar el corte transversal Compruebe a menudo el ajuste de las juntas para determinar el progreso del trabajo. Marque los resaltos con lápiz de grafito blando y rebaje con cuidado la madera, usando escoplo afilado

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 38 - Junio 1985 - Número 6


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus