RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (2)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas

Foro Internacional de Filatelia Ignacio A. Ortiz-Bello
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Junio de 1947
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo



Por Aubrey O. Cookman, Jr.


Quiere ser usted un buen bateador?; ?pues no recargue el bat en el hombro y deje de moverlo al esperar la bola!
Rogers Hornsby, experto en bateo, dice que estas son las dos faltas más comunes en los novatos, y eso que ha trabajado con millares de ellos durante sus 33 años en el juego. En esta primavera, se le dio como misión el inyectar a los 'Indios de Cleveland' la destreza, tanto tiempo buscada, de batear.
Muy pocos serían más aptos para enseñar la materia. Conocido por muchos como el bateador derecho más peligroso de todos los tiempos, el 'Rajah' dirigió la Liga Nacional durante 6 largos años con un promedio de 0.396 y en una temporada, la de 1924, terminó con una marca de 0.424, que aún se mantiene como la más alta en el Baseball moderno. Durante sus años activos dentro de la Liga Mayor, arrancó más de 300 homeruns y dirigió a los Cardenales de San Luis hacia su primer titulo mundial. Se le eligió miembro de la 'Sala de Fama Oficial de Baseball' de Cooperstown, N.Y.
Asegura Hornsby que la mayoría de los jugadores jóvenes, por no estar preparados para batear, pierden instantes valiosos, que bien pueden significar la diferencia entre Hits y Outs. No se puede perder el tiempo en titubeos o en movimientos inútiles cuando se enfrenta una a pitchers como Bobby Séller, que lanza la pelota a razón de 160 kilometros por hora, desde una distancia un poco mayor de 18 metros; sólo se cuenta una fracción de segundo para decidir lo que hay que hacer... y hacerlo.
Primero enseña a sus discípulos a tomar una posición cómoda en la caja de bateo y, sorprendentemente insiste Hornsby, en que no existe un sitio especial para pararse dentro de esa área de 1.20 metros de ancho por 1.0 metros de largo, únicamente se cerciora de que sus aprendices estén bien descansados y preparados. La finalidad consiste en poner al bateador en su mejor posición natural para el golpe, y el resto estará necesariamente de acuerdo con cada individuo, pues lo que a un jugador alto y delgado parezca perfecto, bien puede resultar equívoco e incómodo para un compañero grueso y bajo.
Algunos bateadores estrella, -imitando al finado Lou Gehrig-, se adelantan mucho de la caja, otros -a semejanza de Tris Speaker y Joe Di Maggio- se colocan en el centro de la marca, casi opuestos al home; Hornsby se coloca en la esquina trasera más lejana de la caja, y todos sin excepción, y esto es lo más importante, se encuentran de frente con la pelota cuando llega, Hornsby no trata de recomendar su posición a otros, sino que los urge a encontrar una que sea natural y cómoda, aunque para ello se requiera mucha práctica.
El 'Rajah' prefiere una posición de espera que sea erecta, aunque también permite las preferencias individuales. Algunos hombres muy efectivos, como Eddie Stanky, de os Dodgers de Brooklyn, obtienen buenos resultados con una posición agachada; algunos se para ligeramente inclinados hacia delante y otros conservan los dos pies juntos, como sucede con George Burns, del Cleveland, jugador de Ligas Mayores durante mucho tiempo.
Antes de llegar a la caja de bateo, se selecciona un bar que se sienta cómodo y que con facilidad se pueda campanear cuando llegue una bola rápida por dentro; no se debe escoger un bat que canse. La mayoría de los jugadores de Ligas Mayores utilizan bats de 85 a 90 cms, de largo que pesan alrededor de 11 gramos por centímetro; sin embargo, aún no se ha llegado a un acuerdo definido sobre el tamaño más adecuado.
Hinerich and Bradsby, fabricantes de bats para la mayoría de los estrellas, tienen pedidos que varían desde 935 gramos para Stan Musial, hasta de 1 Kg. Y más para Dixie Walker, Johnny Mize y Joe Di Maggio. El peso no es suficiente por sí solo para colocar la bola encima de la barda, pues bateadores duros como Hank Greenberg y Ted Williams usan modelos que solamente pesan 965 gramos, y el de Hank no es en realidad mucho mayor que uno de los utilizados para Soft-Ball.
Babe Ruth utilizó al principio de su carrera en 'mazo' tremendo de 1.550 kgs. De peso; pero años después llegó a bajar hasta uno de 1.30 kgs. Y menos. Otro pegador de su tiempo, Ken Williams, de los Cafés, también se encontraba dentro de la clase de 1.55 kgs. Y Hornsby escogió el suyo entre los pesos de 1 y 1.20 kgs. Muchos estrellas utilizan bats muy ligeros hasta de 900 gramos.
Al Simmons utiliza el bat mas largo, de 97 cms., y 'Wee Willie' Séller, bateador afamado, utiliza el más corto, que es de 78 cms.
Los fabricantes dicen que los bateadores expertos rara vez rompen los bats, debido a que no golpean la bola con un extremo, contra el grano, o don el mango, como lo hacen a veces los novatos.
Cuando haya Ud. Tomado una posición cómoda y el pitcher se acerque a su puesto, sostenga el bat por detrás y separado del hombro; conserve los brazos y codos separador del cuerpo, porque de tenerlos juntos se perdería tiempo en separarlos al comenzar el columpeo hacia adelante. También se pierde tiempo adicional descansando el bat en el hombro, porque después hay que levantarlo y moverlo hacia atrás en las fracciones de segundo que tarda la bola en cruzar el home.
Hornsby ha invertido incontables horas en acabar con la costumbre de mover el bat hacia atrás y adelante durante el tiempo en que el pitcher se prepara a lanzar la bola, pues aunque el espectador le parezca un gesto de desafío al pitcher, no es en realidad sino un síntoma de nerviosidad que nunca tiene un buen resultado. Cuando el bat esté atrás, manténgalo en esa posición hasta el instante de lanzarlo hacia delante para pegar a la bola.

No se prima con fuerza el bat; únicamente cerciórese de que esté estrictamente afianzado para el golpe. Al apretar el mango, los músculos del ante-brazo se endurecen, y se pierde el ritmo del swing. Al esperar la bola, recuerde la zona del strike, a donde el pitcher dirige sus tiros, y aunque ésta corresponde a la anchura de 44 cms. De la almohadilla del home, desde las rodillas hasta el hombre, Hornsby y muchos otros dicen que los umpire rara vez llaman strike a las bolas que pasan arriba del antebrazo.
No pierda de vista la bola desde su salida de la mano del pitcher y péguele a cualquiera que sea buena; no espere su bola favorita, pues nunca llegará si suoponente es inteligente. Y no trate de adivinar el pensamiento del pitcher, anticipando la bola que lanzará y preparándose para ese lanzamiento particular, pues en esta clase de adivinanzas se contará con todas las desventajas, y tanto es así, que de cada 5 lanzamientos, 4 lo cogerán desprevenido de todos modos.
No siempre conviene pegar a la primera bola lanzada, sino esperar a que se pase una sobre la zona del strike, Si el pitcher sabe que Ud. Acostumbra batear a la primera bola, seguramente le enviará una mala; a veces es conveniente pegar a la primera bola, pero nunca se aconseja como práctica general.
Ahora bien, al dar un paso adelante para batear, recuerde que la pierna trasera sostiene el peso entero y que la delantera solamente es una guía para pivotear; la fuerza tiene que provenir del peso completo de cuerpo al impulsarlo hacia delante, apoyando en la pierna trasera. Generalmente basta dar un paso corto de 15 cms. o menos, pero esto variará con el tipo de cuerpo del bateador y con su propio criterio. Algunos prácticamente no dan paso adelante y unos cuantos fijan las plantas de los pies en el suelo durante todo el intervalo. Uno del tipo anterior, Joe Sewell, de los 'Indios de Cleveland', pasó varias temporadas con sólo con un par de outs por strike cada año, y parece que esta posición de dio una fracción de segundo extra, necesaria para distinguir entre los strikes y las bolas, que difícilmente aprecia el que da el paso al encuentro de la bola, A pesar de que Mel Ott es un gran bateador de los Gigantes, tiene el mal hábito de levantar la pierna muy alto al dar el paso adelante, en lugar de dar sólo un paso bajo, en dirección al pitcher.
Al Simmons ofrece una buena ilustración de la importancia ínfima de la pierna delantera: Estrella del Athletic y líder de bateo de la Liga Americana por unos años, coloca su pierna delantera a un lado, en lugar de hacia delante, sin que esto haya incluido jamás en su elevado porcentaje de bateo.
Al columpiar el bat, hágalo a lo largo del nivel plano en que desee encontrar la bola y no hacia arriba no hacia abajo; columpiando muy aprisa se pierde tiempo y no se logra empujar más lejos la bola. Téngase cuidado de eliminar cualquier movimiento raro que evite que el columpeo sea recto y a nivel, y trate de encontrar la bola al final del columpeo, dando el impacto con el juego de muñeca que produce bases extras. Hasta ese instante el bat debe estar dirigido hacia atrás y con el juego de muñeca se pone rápidamente perpendicular al cuerpo; es la acción rítmica de muñecas, y no el músculo, lo que de fuerza adicional a estrellas como Williams.
Trate Ud. De dirigir su hit de acuerdo con el punto en que la bola entre a la zona de strike. Su Ud. Es derecho y la bola es por fuera, curva, rápida, o un cambio de paso, diríjala al right field; cuando sea por dentro, dispare al left field y cuando llegue por el centro, utilice al pitcher como guía y golpee la bola en esa dirección.
Dice Hornsby que por el centro del diamante es donde existe más espacio seguro para los hits.
Cuando haya Ud. Baterado, suelte rápidamente el bat y, apoyándose en los dedos de los pies, arranque rápidamente a primera base; no pierda tiempo en ver el curso de la bola y corra todo el trayecto a toda velocidad. Los coaches aseguran que 8 de cada 10 jugadores son 'out' en primera base por solamente un paso; un momento perdido, en el home o en la línea, bien podría significar ese paso.
La velocidad también tiene un valor psicológico, al hacer que los jugadores del cuadro hagan sus lanzamientos cpn demasiada rapidez. Ty Cobb acostumbraba correr a primera con tanta velocidad, que no sólo con frecuencia llegaba 'safe', si no que hacía que se cometieran errores de los que producen bases extras.
Antes de llegar a primera, Ud. Sabrá si la bola salió por el cuadro o hacia el field, y al llegar a unos 6 metros de la primera, apártese uno o dos pasos a la derecha de la línea y corra el resto del trayecto de manera que el filo exterior de la almohadilla se toque con el pie izquierdo. Al llegar a base en este ángulo, se pede pivotear con el pie interior y así voltear y quedar listo para continuar a segunda sin perder tiempo, si el fielder pierde la bola. Se pierden instantes valiosos al correr en línea recta a la almohadilla y tocarla con el de afuera, y muy especialmente cuando se presenta la oportunidad de correr hasta segunda, Con esta forma incorrecta de correr la base, la inercia sola basta para que el corredor se aparte varios metros de la línea de 28 metros que existe entre las bases.
El 'toque' de bola es una fase importante del bateo. Existen dos tipos de toque: el 'sacrificio', que tiene por objeto principal el que los corredores avancen una base, y el 'arrastre' o 'empuje' que permite que el corredor llegue a primera.
En el toque de sacrificio, el jugador se mueve hacia delante en el instante en que se lanza la bola, dando cara al pitcher. Los bateadores derechos deslizan la mano derecha como 30 cms. hacia arriba de mango, y la izquierda cerca del extremo inferior. El bat se pone a nivel, como a 15 cms. adelante del home, y se sostiene con las manos flojas para que así se mate el impulso de la bola y no vaya a dar cerca del pitcher o a los jugadores del cuadro.
No es necesario ningún balanceo, puesto que se trata de bloquear la bola y no de pegarle, El toque de sacrificio se practica generalmente en momentos especiales, bien conocidos por los contrincantes, y por eso, debe dirigirse bien para que los corredores puedan avanzar una base.

En el toque de arrastre las manos se conservan más juntas y se recibe la bola dando un empujoncito al bat, para así dirigirla entre el pitcher y la primera base; con esta colocación se obliga al jugador de primera base, a correr la bola y lanzarla al pitcher, que deberá asistir en primera, y toda la operación requiere una coordinación perfecta que por lo mismo da al bateador una buena oportunidad do colocarse en primera base. En contraste con los hits rectos. En los toques ofensivos, el esfuerzo se realiza con el pie delantero.
Un buen toque puede ser decisivo en el caso de que el pitcher, o los jugadores del cuadro, no sean buenos para correr la bola o también en el caso de juegos muy apretados en que una carrera sea suficiente para ganar el partido. Los dos estrellas de la actualidad que más logran con toques bien colocados, son: 'red' Schoendienst de los Cardenales, y Johnny Pesky, de los Medias Rojas.
Por último, no piense Ud. Que los Buenos bateadores nacen y que su destino es ser un bateador bueno o malo. Hornsby tuvo un porcentaje de bateo en su primer temporada de 0.233 y está seguro que con el estudio y práctica cualquier jugador se puede convertir en un buen bateador. Como todo principiante, su debilidad principal consistía en no poder pegar a las bolas lentas con curva en el rincón de afuera, pero después de mucha práctica con pitchers que le lanzaban la bola a ese preciso punto, logró suprimir esa debilidad y convertirse en un bateador compeón.

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 1 - Junio de 1947 - Número 2

Leida : 44142 veces


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus