RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (2)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas

Foro Internacional de Filatelia Ignacio A. Ortiz-Bello
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Noviembre de 1987
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
Alto contraste en fotografía
Alto contraste en fotografía
Una fotografía no es otra cosa que fijar en una placa ópticamente sensible impresiones de luces y sombras. Asimismo, una fotografía también es la impresión en papel de esas imágenes captadas en el negativo. Desde luego, el grado de realismo de las fotografías es altísimo, y es por esta razón que las mismas se han venido utilizando tanto en la obtención de retratos. En nuestros días contamos con películas de color de grano finísimo y lentes de gran calidad, y por lo tanto en los retratos se perciben hasta los más mínimos detalles del sujeto.

       No obstante, para el efecto del alto contraste, debemos insistir en las fotografías en blanco y negro, pues aunque también se logra contraste en una impresión a calor, es en la fotografía en blanco y negro donde el mismo puede llegar a ser máximo.

       En estos retratos, conjuntamente con el color negro y el blanco, se despliega una amplísima gama de tonos grises, los que contribuyen a darle forma y volumen reales al sujeto fotografiado.

       Pero tengamos presente que la fotografía se ha convertido en un arte, y en este tipo de manifestación las luces y las sombras son las que juegan los papeles más importantes.

       ¿Qué es, entonces, una fotografía con alto contraste? Pues aquélla en la cual se sacrifica parte del realismo de la imagen captada, con el objetivo de convertir la impresión en una manifestación artística más pura. Es en este tipo de fotografía en donde el dramatismo de la impresión queda definido por un fuerte contraste entre el blanco y el negro, ya que prácticamente en ella quedan borrados todos los tonos grises.

       El impacto visual que se logra en este tipo de fotografía es máximo. Naturalmente, como complemento, el tema fotografiado también debe poseer su propia fuerza, conjuntamente con formas interesantes y contrastes inherentes. Y este resultado se puede lograr igualmente utilizando como tema un rostro humano que un paisaje.

       Finalmente, el arte creativo tiene que aportarlo el fotógrafo, el cual tiene a su disposición otros elementos, además de su propio conocimiento del equipo fotográfico y de los técnicas de revelado e impresión correctas.
Alto contraste en fotografía
En este tipo de fotografía se sacrifica el realismo, y el dramatismo queda definido por el fuerte contraste entre el color blanco y el negro
Lo que se necesita

       Los elementos que puede manipular un fotógrafo para tomar una impresión de alto contraste son: el sujeto, la iluminación, el equipo fotográfico y la película. En un inciso aparte analizaremos cómo durante los procesos de revelado e impresión se puede lograr aumentar el contraste de cualquier fotografía.

       - El sujeto: Un sujeto blanco sobre un fondo igualmente blanco; por ejemplo, un esquiador que vista ropas claros en medio de una extensión de nieve, de por sí ofrece muy poca posibilidad de lograr algún contraste. El mismo esquiador vistiendo ropas obscuras ya brinda mucho mayor contraste.

       - La iluminación: Un sol brillante le proporciona mayor contraste a un sujeto que una luz clara, pero difusa, como la que se filtra a través de un cielo cubierto de nubes.

       Quienes empleen iluminación artificial, deben preferir lo luz concentrada directamente sobre el sujeto proveniente de una o dos fuentes ( un par de reflectores), en lugar de una luz muy clara y brillante, pero difusa. Desde luego, aunque su efecto no es fácil de anticipar, la luz obtenida con una lámpara de destellos (luego de que el fotógrafo posea cierta experiencia y sepa prever el resultado) puede proporcionar sobre el sujeto efectos de iluminación igualmente efectivos.

       Adicionalmente, téngase presente que la luz directa logra un efecto de máximo contraste cuando se proyecta sobre el sujeto y deja el fondo a obscuras, pues con esto se consigue una separación visual entre el fondo y el sujeto.

       - El equipo fotográfico: El equipo requerido principalmente está representado por la cámara, pues con la misma se le puede dar mayor exposición a una toma, o dejarla baja de exposición dos aberturas del diafragma; por ejemplo, para incrementar posteriormente el tiempo de revelado.

       Sin embargo, también suelen ser útiles los lentes, un trípode, un fotómetro y reflectores o una lámpara de destello.

       - La película: A la hora de obtener un gran contraste la película fotográfica es un importante elemento. Como sabemos en el mercado hay una enorme variedad de películas y, actualmente, todos los fabricantes de películas ofrecen negativos de alto contraste, que se pueden obtener en 35 mm y en tamaños que van desde el de 10 X 12 cm (4 X 5") hasta el de 76 X 101 cm (30 x 40"). Estos negativos comúnmente son muy lentos, pues el ASA/ISO suele estar entre 10 y 25, para lograr impresiones de muy alta resolución ya la vez con un grano extremadamente fino.

       Una característica adicional de este tipo de película es que es casi totalmente insensible a la luz roja y extremadamente sensible a la luz azul. Aunque esto proporciona la ventaja de que esta película puede ser revelada mientras la luz roja de seguridad del cuarto obscuro permanece encendida, también es de vital importancia que se tenga presente que, si al hacer la toma hay una iluminación rojiza que se proyecta sobre el sujeto, la misma dejará ninguna o casi ninguna densidad en este tipo de negativo, y estas áreas no se registrarán en el negativo y quedarán obscuras en la impresión final (porque en la práctica las mismas carecían de iluminación).

       Revelado e impresión

       Anteriormente mencionamos la técnica de hacer una toma baja de exposición, para aumentar luego el tiempo de revelado. Veamos ahora el porqué de esto: Al dejar una toma baja de exposición, el resultado obtenido consiste en que las áreas obscuras (las sombras) se registran en el negativo con menos densidad que la normal. Por otra parte, si al procesar el negativo se aumenta el tiempo de revelado, las partes claras (las luces) del negativo se vuelven más densas y, por consiguiente, el resultado logrado es un contraste mayor en el propio negativo.

       Cuando de este negativo se haga una impresión en papel, las sombras menos densas dejarán pasar más luz y las mismas quedarán impresas con mayor intensidad (en negro); y por su parte las luces más densas en el negativo impedirán más el paso de la luz, y en la impresión quedarán más claras (en blanco).

       Otra característica que se logra cuando se incrementa el tiempo de revelado consiste en que disminuye apreciablemente el grano en el negativo y, lógicamente, también en la impresión en papel.

       - El revelado: Una regla general que se puede poner en práctica con cualquier película en blanco y negro es la siguiente: Si una fotografía se toma con una abertura de diafragma baja de exposición, incremente el tiempo de revelada de un 40 a un 50%; si la toma se deja baja dos aberturas de diafragma, aumente el tiempo de revelado de un 75 a un 100%; si la fotografía se toma baja de exposición tres aberturas de diafragma, se debe incrementar el tiempo de revelado de un 150 aun 200%.

       Como ya explicamos anteriormente, para un contraste máximo se debe utilizar una película especialmente formulada para este propósito. Las películas de alto contraste se pueden adquirir en comercios profesionales dedicados a la fotografía y al arte. Estas películas son extremadamente sensibles, por lo que una pequeña diferencia en la exposición puede producir resultados drástica mente distintos. Debido a esta circunstancia es aconsejable que de cada fotografía que se desee conservar se hagan varias tomas, en las cuales se puede ir alterando la exposición a intervalos de media abertura de diafragma o de una abertura a la siguiente.

       El revelado de una película de alto contraste se realiza de una manera especial con un revelador específico que viene en dos partes, las cuales es necesario mezclar. Cada fabricante acompaña el revelador con instrucciones precisas, pero comúnmente el tiempo típico de revelado es de 2 3/4 minutos, o una temperatura ambiente de 20° C (68° F). las dos partes del revelador se deben mezclar precisamente antes de iniciar el proceso de revelado, debido a que su tiempo de efectividad es de solamente un par de horas. Además, durante el proceso de revelado se debe agitar constantemente el revelador.

       - La impresión: Un elemento final que también tiene mucho que aportar a una impresión de alto contraste es el papel fotográfico. Afortunadamente, para este propósito también hay en el mercado un papel de alto contraste. El potencial de un resultado de gran dramatismo se hace máximo cuando se combinan una película y un papel de alto contraste.
Alto contraste en fotografía
Haga fotos de alto contraste con sus negativos tomados en el pasado
Logre mayor contraste

       Hasta ahora sólo hemos visto cómo podemos crear fotografías de alto contraste, pero debemos explicar que también es posible hacer impresiones de alto contraste de buenos negativos que hayamos tomado en el pasado y que, en principio, no fueron obtenidos con este propósito en mente.

       La forma más sencilla de lograr esto consiste en utilizar papel fotográfico de alto contraste y filtros No.4 ó 5, para reducir bastante los tonos grises. Desde luego, a pesar del papel y los filtros, de esta forma no será posible eliminar completamente los tonos grises.

       Para lograr una impresión de alto contraste de un negativo existente, será necesario producir con el mismo otro negativo de alto contraste.

       Este negativo se puede crear en el cuarto obscuro con la ampliadora. En la ampliadora se coloca el negativo original, y en la placa donde normalmente se pone el papel fotográfico para hacer la impresión se coloca la película de alto contraste, con la parte de la emulsión {la superficie de color más claro) hacia arriba, y se realiza la exposición. Naturalmente, es posible que sea necesario hacer varias exposiciones hasta lograr un segundo negativo ideal.

       Si no se desea usar la ampliadora, este segundo negativo también se puede hacer por contacto. Para ello coloque en la placa de la ampliadora el negativo existente sobre la película de alto contraste, y manténgalos unidos colocando sobre éstos una placa de vidrio limpio {de esta forma se utilizará menor cantidad de película para crear el nuevo negativo). Haga la exposición utilizando la luz de la ampliadora.

       El único inconveniente que presenta en esta etapa el método de contacto consiste en que cualquier partícula de polvo o imperfección quedará registrada en el segundo negativo. Si éste fuera el caso, no olvide que estos defectos se logran atenuar bastante cuando para crear el segundo negativo se emplea la ampliadora y una porción mayor de película fotográfica.

       Luego de terminada la impresión del segundo negativo, el mismo se revela siguiendo las recomendaciones y el revelador para película de alto contraste.

       No obstante, al terminar la creación del segundo negativo, advierta que el mismo será un positivo del negativo original. Para crear otro negativo del cual se puedan hacer impresiones en papel, emplee el método de contacto. Una vez listo este tercero y último negativo, ya se podrán realizar impresiones del mismo de cualquier tamaño en papel fotográfico de alto contraste.

       La práctica nos dice que muchas fotografías mejoran notablemente con un alto contraste. Con seguridad todo fotógrafo guarda en su estudio una cantera inagotable de excelentes negativos, y éstos le pueden proporcionar material para que pueda surtir cualquier galería de arte.

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 40 - Noviembre 1987 - Número 11
Leida : 32722 veces


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus