RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (1)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Abril de 1947
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
HAGA SU PROPIO POZO
Donde los mantos friáticos yacen cercanos a la superficie, es fácil hacer un pozo
Por Raymond J. Karpen

EN MUCHAS REGIONES donde el terreno es plano, abarcando áreas más o menos extensas, puede uno abastecerse de agua simplemente introduciendo una tubería en la tierra, que lleve una punta-coladera. Antes de dar principio a la perforación, es conveniente indagar la profundidad del agua en los pozos que hay en los alrededores. Los especialistas en estos trabajos pueden decir, con admirable exactitud y solamente guiados por los indicios superficiales, en qué sitio ya qué profundidad se encontrará agua. Una vez en posesión de estos datos, el resto es cosa fácil.
Se principia Con un barreno de tierra, Fig. 1, con mango de tubo. Hay que tener a la mano varios tramos de tubo de un metro de largo; con rosca igual a la del mango; también deberán tenerse a mano uniones para el tubo de referencia. Se mete el barreno hasta donde llegue con facilidad, se destornilla el mango, se acopla otra sección de tubo, se coloca el mango nuevamente y se continúa el trabajo. Este tubo debe entrar a una profundidad de 3 a 4 metros. A esta profundidad el barreno es difícil de manejar y además, en casi todas partes a 3 metros de profundidad, el cilindro de la bomba queda fuera de la capa que se hiela en el invierno.
A continuación, se mete un tubo de 3 pulgadas (76 mm;) de diámetro en el hoyo abierto con el barreno, que servirá como funda, Fig. 2. Ahora hay que armar la punta-coladera con uno o más tramos de tubería, hasta que sobresalga de la tierra cuando la punta-coladera toque el fondo del hoyo. Apriétense bien las uniones de este tubo y atorníllese el casquillo de protección como se ve en la Fig. 3. Terminado esto, hay que empezar a descargar golpes en el casquillo con un mazo, pero hay que tener mucho cuidado. Los golpes deben ser mesurados, pues los golpes fuertes pueden desviar la punta o doblar el tubo. Por regla general los tubos entran con facilidad. De este momento en adelante, sólo es cuestión de seguir metiendo el tubo poco a poco, agregando las secciones de tubería conforme vaya siendo necesario, hasta que la punta-coladera llegue al manto de agua. Por regla general es bien fácil saber cuando se llega al agua. Con un cordel y una plomada, introducida dentro de la tubería, se puede ir sondeando con frecuencia. Si la punta-coladera toca alguna roca, lo mejor es sacarla y empezar de nuevo.
Cuando se está seguro de haber tocado el manto de agua, se instala el cilindro de la bomba, Figs. 4 y 5, metiendo esta sección .hasta que el extremo superior de la tubería solo salga unos dos o tres centímetros fuera de la funda. A continuación se instala la bomba, como se ve en la Fig. 6 y se cuela una plataforma de concreto Fig. 7. La plataforma lleva declive en los cuatro lados, para que el agua sobrante corra.


Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 1 - Abril 1947 - Número 4


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus