RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (1)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
Foro Internacional de Filatelia Ignacio A. Ortiz-Bello
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Enero de 1956
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
EL NEGOCIO DE AUTOMOVILES es harto singular: en 1953, Studebaker presentó sus modelos de "estilo europeo," que se distinguían por su poca altura y lados cóncavos esculpidos. En 1956, de acuerdo con los rumores que se escuchan al redactar estas líneas, dicho repujado ha desaparecido, ya que esta marca se ha "americanizado" nuevamente. Noticias de Detroit por Leo Donovan - Enero 1956
No obstante, ahora (y continúan los rumores) Chevrolet se aparece con su modelo Corvette 1956 con lados esculpidos. Como es natural, el diseño del troquelado no es igual al del Studebaker; pero lo antedicho corrobora de que es éste un negocio sumamente raro.
De paso, se asegura que el Corvette 1956 ha de causar considerable revuelo. Busque usted una foto del Biscayne (el auto de ensueño del Chevrolet en 1955) y tendrá una idea del estilo general del nuevo Corvette. Este se hallará dotado de ventanillas que se arrollan hacia arriba y de un techo duro removible.
Con ese modelo, Chevrolet espera abarcar buena parte del gran mercado del Thunderbird. Esta división de la Ford vendió 16,155 autos en 1955, y tiene esperanzas de elevar esa cifra a 20,000 en el presente año.

Repujado Metálico

Cualquier cosa que trate de repujado metálico debe necesariamente poner como ejemplo al Studebaker 1956.
El estilo de la tapa del baúl del Studebaker abre un campo enteramente nuevo para el diseñador de automóviles. Dichas piezas en los coches del futuro tal vez sean tan inequívocas como las parrillas de hoy. Usted podrá identificar la marca del auto desde atrás, con la misma facilidad que ahora lo hace desde el frente; y no sólo por las luces de cola, como nos sucede actualmente.
Los coches del mañana puede que también tengan techos forjados, lo bastante bajos para que una persona los vea al pararse al lado de ellos. Esto significa que el techo debe tener carácter propio; y el repujado metálico es el medio de lograrlo con efectividad.

Emblemas de Concesionario

Por lo menos, una compañía está llevando a cabo una intensa campaña encaminada a que los concesionarios descontinúen la práctica de colocar sus placas identificadoras en el extremo posterior de cada auto que venden.
Los estilistas trabajan mucho tiempo en la forma precisa de la tapa del baúl, o en el estilo exacto de la marca de fábrica del coche. Pero más tarde, el concesionario atornilla en el automóvil un llamativo letrero cromado, enteramente diferente a lo anterior, en el cual se lee su nombre y dirección. Algunos, hasta pegan litografías en colores, con toda la información sobre la agencia en cuestión.
A esto, con justificada razón, se oponen los diseñadores. Después de todo, la parte que con mayor frecuencia se observa en un automóvil es su extremo posterior. La parrilla frontal pasa ante nosotros en una fracción de segundo. En cambio, cuando seguimos a otro coche en el tránsito urbano, contemplamos su extremo posterior durante mucho tiempo.

Camionetas de Estación

Todas las fábricas de autos se han dado perfecta cuenta de que el mercado de la camioneta de estación es cada vez mayor. En los Estados Unidos, por ejemplo, casi el 20 por ciento de la población vive en el campo; y la mayoría de ese 20 por ciento se dedica a tareas tales como sembrar árboles, reconstruir sus casas y a otros trabajos que requieren el acarreo de numerosos artículos. Debido a esto, se espera, justificadamente, que la demanda de la camioneta de estación crezca en lugar de disminuir. (Puede decirse, de paso, que algunos ingenieros en la industria automovilista opinan que el sedán ordinario del mañana ha de tener cuatro asientos de cubo separados, y que el coche de seis pasajeros será del tipo de camioneta de estación, con tres hileras de dos asientos).
Muchas compañías presentan (especialmente en las líneas de precio bajo) la camioneta de estación como una serie ajena a la del sedán.
La camioneta de estación ha sido el factor determinante en el gran aumento de ventas de la American Motors. La mitad de las ventas del Rambler en 1955 correspondió al modelo Crosscountry. Es ésta la razón de que la American Motors le dedique extraordinaria atención a ese tipo de mercado.
La camioneta Rambler 1956 tiene 1.80 metros de largo de espacio interior, detrás del asiento delantero; esto es, con el asiento trasero plegado dentro del piso. El nuevo modelo tiene también una ventanilla posterior que desciende al interior de la compuerta de cola; esto elimina la mitad superior de la puerta trasera, que se asemeja a un tragaluz.
La American Motors ha anunciado un nuevo estilo de carrocería, en anticipación al resto de su línea: una camioneta de estación del tipo de techo duro, desprovisto de postes entre las puertas. Al escribir este artículo, la fábrica ya había revelado que dicho modelo aparecería un mes después que el resto de los coches Rambler estuviera en los salones de los concesionarios. La razón para esta prematura declaración se debe a que George Romney, presidente de la compañía, se enteró de que otra fábrica habría de presentar ese mismo estilo de carrocería, antes de que él pudiera dar la sorpresa. Queriendo ser el primero, Romney autorizó el adelanto de esa noticia. Nadie podría afirmar cuál es la otra compañía, pero muy bien pudiera ser Chevrolet o Pontiac. Tal vez ya el lector lo sepa cuando lea estas líneas.

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 18 - Enero 1956 - Número 1



Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus